Grandes llaves de la lucha: La de a caballo

Descanse en paz, Masa Saito