Lucha libre en el Estadio Azteca: A 37 años

Por | | , , , ,

Es la lucha libre una de las pasiones más arraigadas en México. Su presencia desde antes de la década de los treinta del siglo pasado ha ido permeando al grado de que, prácticamente cualquier local ha sido adaptado para recibir una función de lucha libre. Y de todos los escenarios donde el deporte espectáculo ha tenido lugar en nuestro país, el más impresionante, sin duda es el Estadio Azteca.

►El Coloso de Santa Úrsula

 

Casa de dos finales de la Copa Mundial de Futbol (1970 y 1986), ha servido también para albergar torneos de Juegos Olímpicos y Panamericanos, Copas de Oro, torneos regionales de la Concacaf, Copa Libertadores, y un sinfín de torneos y partidos locales de futbol.

También ha servido como casa de la NFL para partidos oficiales de futbol américano; conciertos musicales que van desde Menudo y Bronco hasta U2, Madona y Michael Jackson; eventos políticos como el cierre de campaña 2018 del, hoy Presidente de México, Andres Manuel López Obrador; escenario de múltiples películas y novelas que van desde El Chanfle hasta Alebrijes y Rebrujos;  eventos eclesiásticos como la visita del sumo pontífice Juan Pablo II en 1999; dos funciones de box (1967 y 1993);  y por supuesto, una función de lucha libre, la realizada por el grupo de los Súper Libres un 21 de agosto de 1983.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983

Han pasado 37 años ya de esa mítica función que muchos han celebrado como un triunfo (los organizadores y participantes) y otros lapidaron como un rotundo fracaso (la competencia). Acudimos al inmueble de Santa Ursula para hacer este pequeño testimonial de lo ocurrido aquel medio día del 83 con dos de los actores de aquella función llamada En Tercera Dimensión, y además pudimos hablar vía telefónica con otro para que el siguiente trabajo fuera lo más completo posible sobre ese evento que, a la fecha, no ha tenido nada similar.

Teddy Baños y el original Fantasma de la Ópera en el Estadio Azteca
Teddy Baños y el original Fantasma de la Ópera en el Estadio Azteca (Foto Gabriela Cárdenas)

► Antecedentes de la Función de la Tercera Dimensión

El Fantasma 21/08/1983 Estadio Azteca
El Fantasma con una nutrida porra el 21/08/1983 en el Estadio Azteca

Aquella ocasión, y con el pretexto de la tercera dimensión tan en boga desde los setentas, la empresa del Pavillón Azteca, convenció a Televisa de asociarse con ellos (y de hecho comprarla), organizaron la función con tres cuadriláteros donde se realizarían tres torneos diferentes, pero de manera simultanea. Aquello implicaba reunir una cantidad de luchadores extraordinaria para la época: Cincuenta gladiadores en una sola función.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Varias leyendas de la lucha libre fueron homenajeadas ese caluroso medio día (21/08/1983)

Se convocaron a luchadores de diferentes lugares del país, varios que, desde años atrás César Valentino, quien fungía como programador de ese entonces en la empresa, había visto desde hace años en sus giras tanto como integrante de la Empresa Mexicana de Lucha Libre, como con Lucha Libre Internacional.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Varios luchadores se quedaron vestidos, pues fueron convocados como emergentes, pero no hubo necesidad, todos llegaron. Aquí en la gráfica junto a El Faraón y el Mercenario, que sí lucharon, vemos a Reyes Veloz y Diablo Espinoza, entre otros.

De Monterrey llegaron gente como Carnicero Aguilar y Apolo Estrada; de Veracruz llegaron los Exorcistas; de Puebla, los Sirios, y así, con mucho talento de las arenas chicas de la periferia que ya comenzaba a aglutinarse en el Pavillón Azteca (que había empezado con funciones intermitentes en 1980, y consolidando una temporada formal ese 1983, ya con taquillas de más de 2 mil personas), reforzado por estrellas hechas y derechas como TNT, Felipe Ham Lee, Septiembre Negro, Huracán Ramírez, Ángel Blanco, Gran Markus, y el propio César Valentino.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Teddy Baños y Fantasma de la Ópera, memoria viva de la Función en Tercera Dimensión (Foto Gabriela Cárdenas)

La idea fue hacer dos torneos de parejas en los cuadriláteros que se ubicaron en las cabeceras del estadio, uno de puros enmascarados dónde los eliminados fueran condenados a perder las máscaras en la final. En el otro, con el mismo formato, pero las parejas apostarían sus cabelleras. Al centro, el torneo sería de ganadores, y el triunfador se convertiría en el primer Campeón Mundial de Peso Completo Junior AWWA (El primer título de la Azteca World Wrestling Association).

►La cobertura

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Cabecitas Álvarez y Dientes Hernández custodian al troglodita mayor: Cavernario Galindo

 

El Azteca funcionó en todos los sentidos al 100%, hasta don Melquiades Sánchez estuvo presente anunciando los resultados en los tres cuadriláteros. Las mismas cámaras que tenía Televisa para cubrir el futbol en esos días trabajaron también al cien para el evento. Todos los medios que cubrían deportes fueron convocados, todas las revistas especializadas en lucha libre fueron invocadas.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El temido Comisionado de Hierro, Rafael Barradas, escoltado por las madrinas de honor: Rosenda Bernal y Ana Patricia. A la Izquierda el promotor californiano Don Frazer y el presidente del Sindicato de Luchadores

¿Y por qué hay tan poco material sobre tan simbólico evento? A ciencia cierta son muchas respuestas. Los medios especializados, salvo Box y Lucha, estaban parcializados tanto para la EMLL como para LLI, y decidieron sepultar el evento. Se escribieron columnas, en algunos casos, para golpear a los «traidores». Box y Lucha, aunque a favor, tampoco pudo ser tan abiertamente pro «Pavillón» para que no la vetaran de la México o de El Toreo. Sin embargo, es de sus fotógrafos: Agustín Sánchez, Eduardo Canto Jr. y Claudio Ceballos de los que sobrevive material gráfico de ese día (muchas de sus fotos se reprodujeron para los diarios nacionales).

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Puma y Zar de la Muerte antes de que los Halcones Dorados les quitaran las máscaras

El boicot fue tal, que incluso, meses después, El Halcón se refirió al evento en su anuario de manera breve entre las innovaciones, pero sin dedicar fotos o una cobertura como lo merecía un evento en el Estadio Azteca. Ni las máscaras caídas, del Puma y Zar de la Muerte, ni las cabelleras del Fantasma de la Ópera y Rolando Valentino, así como el Campeonato Mundial de Peso Completo Junior AWWA, fueron consideradas en su anuario.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Vista desde la cabecera: acción simultanea por partida triple

¿Los vídeos? Suponemos que, como tantas cosas más, quedaron sepultadas en los escombros de Televisa Chapultepec después del sismo del 85.Recordemos que, en esos tiempos, seguía la prohibición de exhibir en televisión lucha libre. La estupidez de Uruchurtu apoyando a la supuesta demanda de la sociedad de padres de familia que nunca se comprobó.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El turno estelar de la tarde al sur de la capital: César Valentino secondado por Gran Markus; Lou Thesz como réferi de lujo; Tully Blanchard asistido por Felipe Ham Lee.

No hay una verdad cierta sobre el orden de eliminación de los tres cuadriláteros, a pesar de que los resultados se fueron mostrando en los marcadores electrónicos del estadio, así como mencionados por el gran Melquiades. Los fotógrafos se dedicaron a lo suyo, por eso tenemos fotos bien logradas, aunque pocas (recordemos que era el tiempo de 24 fotos por cobertura, en el mejor de los casos; y que siempre tenías que guardar una, por cualquier cosa).

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Ricardo Morales, Rafáel Barradas, Don Frazer y el Dr. Horacio Ramírez Mercado.

El reportero asignado para cubrir por Box y Lucha, Ricardo Morales, por lo que se puede ver, tanto por fotos, como por lo que escribió, se dedicó más a dejarse llevar por la figura que por la profesión, casi tal como muchos reporteros de ahora, que quieren pasar como personajes importes, más que los luchadores.

►La memoria que vive: Teddy Centinela

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El Teddy nos muestra el equipo con el que participó aquella mañana de 1983 en el Estadio Azteca (Foto Gabriela Cárdenas)

Teddy Baños, conocido en la lucha libre como El Centinela, Teddy el Recio o simplemente El Teddy, comenzó a luchar en el Pavillón Azteca ese año (1983), tuvo momentos memorables: Él fue el primer rival de Súper Muñeco, aunque meses antes era compañero del Canalla Jr. (el mismo gladiador, un concepto diferente). Esa ocasión, por decisión de César Valentino, hizo mancuerna con el experimentado Genaro Contreras. No era la primera vez que luchaban juntos. En algún punto llegaron a ser rivales. Pero la química fluyó.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Lluvia de recuerdos (Foto Gabriela Cárdenas)

Les tocó enfrentar a Fantasma de la Ópera y Rolando Valentino, en la primera ronda del torneo de cabelleras: La pregunta del reportero, a 37 años de distancia, le da risa: ¿Agarraron barco?

—Sí, agarramos barco. 

Teddy recuerda el orgullo que sintió al llegar al Estadio Azteca. Contrario a la persona que es hoy en día, esa ocasión su ego predominó cuando se bajó de su automóvil para preguntar a los asistentes ¿Dónde estaba el estacionamiento de «los que vamos a luchar»? 

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Las cabeceras centrales llenas, entradón para una función de lucha libre

Cuatro vestidores gigantes para cincuenta gladiadores que estaban acostumbrados a convivir antes de luchar en lugares de 3 metros cuadrados.

Nervios, ganas, pasión y mil sentimientos se conglomeran en Teddy. Su personalidad de historiador se quiere imponer a la del gladiador: resalta la gran figura presente:

«Una imagen que me queda muy grabada es ver al señor Lou Thesz vestido de réferi recargado en la pared, charlando y bromeando con los que entendían ingles. Charlando y haciendo muchas bromas. Obviamente con Tully Blanchard, César Valentino y algunos otros que hablaban ingles, muy amable.»

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Lou Thesz, presencia imborrable

Teddy refuta abiertamente el conteo «oficial» que dió Box y Lucha (18 mil pagados, 20 mil en tota), no hay otro conteo. No hay otra versión. No sabemos cuantos boletos pudo haber regalado Televisa, tampoco hay reporte precisos de ingresos. Teddy afirma:

«Yo recuerdo que las dos partes rectas del estadio estaban totalmente llenas las dos primeras secciones. En las cabeceras sí había poca gente.»

El conteo de Box y Lucha igualó a la entrada en el Estadio Azteca con una función del Aniversario en la EMLL, con una del Palacio de los Deportes y otra de El Toreo de Cuatro Caminos: 18 mil. De acuerdo a la perspectiva de Teddy fueron más. Seguramente lo fueron. Él menciona algo mayor a 30 mil. Suena lógico, más cuando los precios fueron «populares». Una taquilla imponente en el Palacio, un par de años antes, revelaba un millón de pesos. La función del Azteca reportó tres millones, de acuerdo a Morales, con precios más económicos, el importe no cuadra con los 18 mil oficiales. 

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Juzgue usted la cantidad impresionante de aficionados en el inmenso coso.

¿Entonces por qué Ricardo Morales reportó los 18 mil?, Simple: Box y Lucha no quería levantar tanto humo sobre la nueva empresa, pues podrían ser vetados de las demás, por eso «salomónicamente» la emparejó a una del EMLL o LLI.

Se le pregunta: Entonces ¿Por qué no ha habido otra función en el Estadio Azteca? 

«No ha habido un evento que sea demasiado atractivo y rentable, y que llene. Porque realmente el Estadio Azteca es algo como sagrado, místico. Las últimas funciones en el Palacio de los Deportes ya se veían horribles, muy poca gente. El Palacio era para llenarlo.»

La primera Triplemania también fue bajo la tutela de Televisa, ¿por qué no volvieron al Estadio?

«No sé por qué no se animarían aquí. Probablemente hubiera sido un buen evento»

►La memoria que vive: Príncipe Odín

Príncipe Odin
Príncipe Odín (circa 1983)

Es Príncipe Odín el forjador de una dinastía luchística, sus hijos han brillado con luz propia en los cuadriláteros mexicanos y extranjeros, Súper Comando incluso llegó a figurar dentro de las filas del CMLL. Hoy, a 37 años de la Función en Tercera Dimensión, y por la contingencia que vivimos por el Coronavirus, no pudimos contar con su presencia física en el Estadio Azteca, sin embargo, muy gentil nos recordó sus vivencias:

«Para mí fue una función muy, muy, muy importante: ¡Imagínese luchar en el Estadio Azteca!

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Batalla campal para determinar el orden y los rivales en la lucha de campeonato

«Recuerdo que en los tres cuadriláteros había tres torneos luchando al mismo tiempo: uno donde se disputaban un campeonato, uno donde se jugaban dos máscaras, y en el que subí yo, con mi pareja El Comanche, era por las cabelleras.

«Después de haber perdido la primera lucha, mi pareja y yo nos pusimos las pilas y le ganamos a Fantasma de la Ópera y Rolando Valentino.«

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Enrique Apleton y Chamaco Ramos regresan al fugitivo Rolando Valentino para que sea rapado

Sobre la asistencia al Estadio nos dice:

«Si le digo que estaba lleno es una mentira. Pero fue una entrada muy buena, muy bonita para un local tan grandote, y subir a luchar, la verdad, sí fue otra cosa.

«Recuerdo entre los asistentes a la señora Rosenda Bernal, y mucha gente importante, pero no recuerdo tantos nombres.»

►La memoria que vive: Fantasma de la Ópera

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Don Alvaro Mejía, El Fantasma de la Ópera (Foto Gabriela Cárdenas)

Don Alvaro Mejía Trejo es un tipo agradable, durante los trayectos de ida y vuelta al Estadio Azteca, nunca paró de hablar con los involucrados en éste testimonial. Anécdotas de su carrera: su estancia en Centro América, su debut como profesional bajo el nombre del Cien Pies, mote que aborreció don Antonio Martínez, quien le otorgó el nombre y el diseño de El Fantasma de la Ópera. Y unas anécdotas sumámente divertidas de vivencias con luchadores como Tony Sugar y el Pokarito Ramírez. 

Al ver el Coloso de Santa Úrsula la vida se apodera de sus ojos, y nos relata:

«Un gran recuerdo tengo de aquí. Fue algo histórico haber luchado aquí.

«Antes de eso, Jacobo Zabludovsky nos invitó a 24 Horas, me preguntó que qué pensaba sobre mi lucha: ‘Yo voy a ganar’, le dije. Nunca se atravesó por mi mente perder. Perdí, pero a la mala. Y ni hablar, perdí, como se gana se pierde.»

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
A pagar lo pactado. Fantasma de la Ópera era rapado en el cuadrilátero.

Se le pregunta sobre los datos oficiales de la asistencia, igual que Teddy los refuta totalmente:

«Eran mucho más de veinte. Yo le calculo treinta mil. Casi lo de dos Arenas México.

«Recuerdo a muchas figuras a Ana Patricia y Rosenda Bernal, que fueron las que me quitaron la cabellera, a figuras de antes que estuvieron: Wolf Rubinski, Cavernario Galindo, Sugi Sito, el Cabecitas Álvarez… muchas figuras de la lucha libre.

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El otro Valentino, Rolando no quería pagar lo apostado. Pero sus compañeros de profesión le brindaron el soporte para que esto pasara.

«Teníamos que demostrar que la lucha libre es verídica, no puro cuento.»

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Fantasma de la Ópera y Teddy Baños, memoria viva. (Foto Gabriela Cárdenas)

►El protagonista principal de la velada: César Valentino

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El arte del llaveo de Tully Blanchard

Una entrevista que el propio Ricardo Morales le hizo a César Valentino un día después del evento histórico relata muy bien lo que se vivía entre los Súper Libres de ese entonces:

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
El primer Campeón Mundial de Peso Completo Junior AWWA, el guerrillero César Valentino.

—¿Cómo va la gente Súper Libre, César?

«Vamos bien los Súper Libres. Hemos tenido que librar una serie de trabas de gente envidiosa de nuestros progresos. Pero poco a poco nos hemos ido fortaleciendo.»

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Vuelta olímpica, Gran Markus carga a Valentino. La panóramica es buena para darse una idea de toda la gente presente.

Comentó que no había guerra promotoril, pues había público para todos los locales, que las tres empresas seguían teniendo entradas muy importantes, por lo tanto, el miedo de que el Pavillón les robara aficionados era infundado.

— ¿Volverán a dar lucha libre, y en Tercera Dimensión, en el Estadio Azteca?

«Sí. Tenemos programadas para festejar los 50 años de la lucha libre en México. Sólo que las próximas funciones en el Estadio Azteca serán por la tarde.»

Lucha Libre en el Estadio Azteca 21/08/1983
Al final, todo era felicidad

Recordemos que la fecha del 50 aniversario estaba exactamente a un mes de la organizada en el Estadio. Sin embargo, el ánimo de Valentino era promisorio. Y aunque nunca se realizó la siguiente función, la realidad es que los mejores años para el Pavillón Azteca estarían por llegar de la mano del propio Valentino. Pero como decía la Nana Goya: pero eso es otra historia.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.