En un episodio ya histórico de su podcast, esta semana Stone Cold tuvo como invitado a nada más y nada menos que Hulk Hogan. Dos leyendas frente al micrófono sin filtros de «The Texas Rattlesnake» que reconocieron una gran oportunidad perdida. Esa que durante tantos años los fans soñaron con ver algún día: un duelo entre ambos, los dos mayores iconos de la historia de WWE (con permiso de The Undertaker). Pero la charla dio para más temas, entre ellos, la razón por la que Hogan cree que CM Punk no le tiene mucha estima.

Hogan Punk
WWE

Un rencor que se remonta a 2008


«Cuando volví a WWE para el 15 aniversario de Raw, entré en los vestidores y allí había un tipo llamado CM Punk. Yo no sabía quién era. Y luego me enteré de que se molestó porque no lo saludé. Recuerdo esa noche, estaba atravesando un mal momento con mi familia, mi vida estaba yéndose por el retrete. Cuando entré en los vestidores, en lo único en lo que pensaba era, ‘Tengo que volver a casa y arreglar mi vida’. No recuerdo faltarle el respeto a nadie ese día, pero tuve que vivir con aquello porque efectivamente yo estaba allí».

Hogan no ofreció más detalles, pero buceando en el siempre sustancioso archivo de SÚPER LUCHAS, merece la pena recuperar unas declaraciones de Punk al año siguiente de aquel desdén de «The Inmortal», cuando este fichó por TNA.

«Espero que TNA sea competencia, pero tengo cero fe en Hulk Hogan. Un tipo de 60 años que se viste como si tuviera 18. Para ser alguien a quien no conozco, me he formado suficientes opiniones sobre él… No creo que lo esté haciendo por TNA, ni por la industria. Lo está haciendo por él mismo. Espero que me demuestre que me equivoco, pero no tengo muchas esperanzas».

Hogan Punk
WWE

Una supuesta mala sangre entre ambos que se intensificó cuando Hogan tomó como ataque personal una promo de Punk en 2013 donde el «Best in the World» criticaba que las leyendas de WWE lo tuvieron más fácil para triunfar. Y cabe mencionar también un curioso intercambio de pareceres un par de años después en torno a la Stanley Cup. Sin duda, un choque de egos de dimensiones colosales, cuyo origen habría que preguntar a Punk.

Advertisements
Hablamos de