Supongo que si están un poco atentos a Twitter lo habrán notado. La victoria de Goldberg sobre Bray Wyatt, conquistando el Campeonato Universal WWE en Super ShowDown 2020, no ha entusiasmado precisamente a la comunidad luchística de internet. «The Myth» volvió a sus fueros con una lucha corta en la que, tras cuatro Spears y un aparatoso Jackhammer, logró batir a una criatura que hasta entonces ni una docena de Curb Stomps, varios martillazos a la cabeza y una electrocución le habían hecho inmutarse.

Hecho que recuerda desgraciadamente al cambio de manos del título Universal en Fastlane 2017, también consumado por Goldberg, quien entonces tuvo como víctima a Kevin Owens.

Resultado el presente que modifica dos de las principales luchas programadas para WrestleMania 36: ahora, el ex-WCW iría contra Roman Reigns por dicho cetro, mientras que Wyatt enfrentaría a John Cena.

Super ShowDown 2020
WWE

► Todos coinciden en su juicio sobre Super ShowDown 2020


Cambio de panorama que parece tampoco ha gustado al actor Macaulay Culkin, ligado a la lucha libre no sólo por apariciones en el pasado sobre las pantallas de WWE, sino igualmente por sus pinitos sobre el ring. Esto tuiteó el protagonista de Home Alone al respecto de Super ShowDown 2020.

He cancelado mi viaje a Tampa Bay.

Tal vez Culkin no sea muy fan de Goldberg, o a cambio lo sea de Wyatt, pero podemos afirmar en cualquier caso que el Raymond James Stadium ahora dará asiento a una celebridad menos.

Cierto que el triunfo de Goldberg puede considerarse una decisión pragmática en pos de la mediaticidad camino a WrestleMania 36, después de los grandes datos de audiencia que cosechó el segmento protagonizado por el veterano en el episodio de SmackDown del pasado día 7, así como de cara a aumentar las suscripciones a WWE Network. Por otra parte, que Wyatt «volviera a la vida» tras la cuenta de tres y desapareciera en la oscuridad hace que su «enterramiento» no sea tan acusado.

Pero a todas luces, estamos de nuevo ante una vía de muy escaso recorrido, similar a la consecución del maletín Money in the Bank por parte de Brock Lesnar en 2019. Y es que esto no soluciona el problema de fondo de WWE: su incapacidad para crear nuevas estrellas. Que nunca lucirán como tal si el ciclo natural de  en base a la edad no apela a la lógica.

Hablamos de