Hoy 4 de septiembre se cumplen 24 años de la primera emisión de WCW Monday Nitro, comenzando así lo que sería conocido como la Guerra de los Lunes, donde las dos empresas más importantes de la lucha libre se median frente a frente para conseguir la mayor audiencia con sus respectivos elencos.

Nitro fue ideado por de Eric Bischoff, bajo la premisa del mandamás de WCW, Ted Turner de competir con WWF en todo lo posible. Hoy, SÚPER LUCHAS recuerda aquel primer episodio.

«Donde los chicos grandes juegan»

Con poca promoción previa, pero con un lema que perduraría por muchos tiempos: «Donde los chicos grandes juegan», el 4 de septiembre de 1995, con el propio Bischoff, Steve «Mongo» McMichael y Bobby «The Brain» Hennan en los comentarios comenzó la historia de Nitro, en el Mall Of America en Minneapolis, Minnesota, y tras una breve introducción comenzaron las acciones:

Jushin «Thunder» Liger vs. Brian Pillman

Liger ya había demostrado desde sus primeras luchas tanto en Japón como en el resto del mundo que estaba hecho para revolucionar la lucha libre, así que en Estados Unidos no tenía porque ser la excepción. Sólo necesitaba un buen rival, y el cielo le mandó a Brian Pillman, quién todo parecía que iba a recibir un impulso dentro de la empresa, pues su ex compañero de parejas, un tal Steve Austin, había sido despedido de la WCW unos días antes.

La lucha no deslució en nada a lo que ya ambos nos tenían acostumbrados, pues sus enfrentamientos venían desde 1991, cuando ambos se habían alternado el Campeonato Mundial de Peso Semicompleto WCW. Tras varios minutos de sólida lucha, Liger trató de aplicar un súplex por Pillman, él cual revirtió el movimiento y se lo llevó con una cazadora para conseguir una furtiva cuenta de tres para la victoria.

Tras saludarse respetuosamente, y varias repeticiones necesarias, cámaras y micrófonos se van hacía Hulk Hogan, quien se encuentra en un restaurant de pasta siendo asediado por varios fans, a quienes invita a presenciar la lucha que más adelante tendrá Big Bubba en Nitro.

Hogan saluda a los aficionados previo a su lucha en Nitro

CAMPEONATO DE LOS ESTADOS UNIDOS WCW
Sting (c) vs. Ric Flair

Sting era el técnico que había sacado a flote a la WCW los días en que tanto Ric Flair como Lex Luger habían migrado a WWF, e incluso se había vuelto una especie de contrapeso de Hulk Hogan, cuando éste ingresó a WCW. Ahora como Campeón de los Estados Unidos, se había consolidado como un verdadero ídolo entre la afición. Y que se puede decir de Flair, quién no tenía que demostrarle nada a nadie. Y se presenta el combate. ¿Pero qué es ese ruido que la afición hace?

Lex Luger está en Nitro. ¿Pero qué no Luger había salvado la semana pasada a Diesel en SummerSlam? ¿Qué no ayer había luchado en una función no televisada de WWF? El desconcierto es total, tanto entre los comentaristas como sus dos ex rivales.

Ya después de que Luger desaparece, Flair parece capitalizar el momento y comienza a dominar a Sting con marrullerías. 

Las sorpresas no paran, y aparece Arn Anderson (24 años antes de que apareciera en AEW, ¿qué? ¿acaso tienen un DeLorean?), Flair aprovecha la distracción y aplica su famosa cruceta. Sting logra alcanzar las sogas, pero Flair sigue apretando. El réferi cuenta para que lo Flair rompa el castigo, pero no lo rompe. La descalificación llega, pero también más castigo para Sting, pues Anderson se suma a la fiesta y entre los dos aniquilan al ídolo.

CAMPEONATO MUNDIAL DE PESO COMPLETO WCW
Hulk Hogan (c) vs. Big Bubba

Curiosamente, cuando Hogan arribó a WCW, su primer rival fue su viejo conocido, Big Bubba, quién en WWF había sido Big Boss Man, ahora en la primera emisión de Nitro se volvían a ver las caras.

Una lucha que en sí es rápida, y más con las intervenciones del manager de Hogan, Jimmy Hart, quien literalmente harta a Bubba y lo persigue alrededor del cuadrilátero. Bubba, completamente ajeno a Hogan, es presa fácil del rubio consentido, y la famosa secuencia de patada frontal y guillotina que tantos triunfos le diera, hoy le suma uno más para retener el título.

De vestidores salen los miembros de Dungeon of Doom: The Taskaster, Kamala, The Zodiak, The Shark, Meng, todos atacan a Hogan, ¡TODOS! Pero aunque Hogan no se ve menguado, es de agradecerse que aparezca en su apoyo el recién llegado Luger.

¡¿Qué pasa?!

Ambos consentidos, después de vaciar el ring, amenazan con atacarse. Para evitar el choque entre ambos, aparecen Sting y Randy Savage. Y nos vamos a una pausa.

Tras la pausa, Mean Gene Okerlund está en el centro del ring para rescatar las opiniones de los dos titanes que estuvieron a punto de colisionar hace unos momentos. Luger es directo: «Estoy cansado de jugar con niños. Vine aquí por tu cinturón, y estoy dispuesto a esperar lo que sea necesario para tener una oportunidad por tú Campeonato».

Hogan responde también de manera directa: «No tienes que esperar nada, la próxima semana en Nitro nos veremos las caras». El trato queda sellado con un apretón de manos más que violento.

Es curioso ver la estampa, pues aunque el tema de la «invasión» de una empresa o un luchador a otra empresa es de lo que más permanencia ha tenido dentro de la lucha libre a nivel global durante más de un siglo (tres años antes, Flair había vuelto locos a todos al aparecer con el ese mismo titulo que hoy Hogan, tiene en WWF), no deja de llamar poderosamente la atención la foto final: Luger, respaldado por Sting (la clásica WCW de finales de los ochentas), encarando a Hogan, respaldado por Savage (la clásica WWF del mismo periodo).

Choque entre Ex WWF: Hulk y Savage vs. WCW Originals: Luger y Sting

Volviendo al presente, hoy WWE  recordó el hecho de una manera curiosa:

«En este día, en 1995, el FENÓMENO de WCW Monday Nitro nacía.» 

El tono de la evocación se puede leer como una especie de: «Bienvenida la competencia, sólo recuerden lo que les pasó a éste otro fenómeno».

 

Advertisements
Hablamos de