Fue de agradecer que el cartel principal de SummerSlam 2019 no llegara a las cuatro horas, después de las odiseas luchísticas a las que nos tenía acostumbrados WWE en los últimos años. En parte, debido a la reducida duración de sus 9 combates, especialmente ese extraño Goldberg vs. Dolph Ziggler, que acabó con el segundo destrozado en mitad del ring tras tres Lanzas de «The Myth». Duelo que irónicamente, supuso una alegoría sobre la actual WWE.

WWE

Cabe preguntarse cuál fue el fundamento de este encuentro. Y expongo dos posibles razones:

1 – Ofrecer a Goldberg un resarcimiento tras su lucha con The Undertaker en Super ShowDown. Al igual que «The Phenom» hizo en Extreme Rules, tal vez quisiera sacudirse la imagen ofrecida durante ese último PPV saudita, pues el propio ex-WCW reconoció no haber estado a la altura e incluso pidió perdón a sus seguidores.

2 – Castigar a Ziggler por su salida de WWE, que finalmente parece no se producirá. Según el Wrestling Observer, Vince McMahon iba a concederle una rescisión informal a «The Show-Off» tras SummerSlam, pero ya vemos que de momento, esto no se ha producido. Y nuevamente fue derrotado (y humillado) el martes, esta
vez por The Miz.

WWE no necesita a Goldberg… o no debería


Aunque más allá del porqué interno del choque, lo interesante reside en su simbolismo. El detonante de las hostilidades partió del hecho de que Ziggler se burlara de la actuación de Goldberg en Super ShowDown. Véase, un talento del presente (pese a que el rubiales sume ya casi 40 primaveras), contra una vieja gloria.

¿Recuerdan aquellas declaraciones de Seth Rollins afirmando que WWE no necesita a The Rock? Básicamente, la compañía trasplantó ese mismo pensamiento, llevándolo al extremo dramático, para demostrar así que sus «Hall of Famers» son vacas sagradas.

Sin embargo, más que una honra a sus figuras de antaño, un servidor diría que ya luce cual mal endémico. Programas así ponen de manifiesto que ninguna Superestrella actual alcanzará el nivel de Goldberg, Undertaker, The Rock y Cía.

Al menos, no aquellos que se sitúan fuera de los estándares dictados por Mr. McMahon, caso de Ziggler. Un gladiador que, considerando su calidad, sin duda pudo haber tenido una carrera de mayor éxito, como él mismo reconoció bajo una entrevista en 2017.

«¿Si cambiaría algo de mi personaje? Sí, si fuera 8 centímetros más alto podría ser 10 veces campeón mundial [risas]».

WWE

Afortunadamente, un hilo de esperanza se vislumbró esa misma noche, en el estelar de SummerSlam. Rollins parece que por fin se deshizo de Brock Lesnar, dando carpetazo igualmente a la opción de contar de nuevo con un máximo monarca de Raw a tiempo parcial. Esperemos que este y no el Goldberg vs. Ziggler sea el camino a seguir a partir de ahora.

Advertisements

Hablamos de