La imagen más comentada de ER: Corbin y su End of Days a Lynch

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Quien escribe ya avisó de que Extreme Rules podía convertirse, sin hacer mucho ruido, en uno de los mejores eventos del año en WWE. Y finalmente, el PPV cumplió con las expectativas. Obviando que el supuesto factor violento al que hace referencia su título haya quedado atrás definitivamente, a excepción del Braun Strowman vs. Bobby Lashley, que lució digno de un episodio de ECW. Aunque no fue esto lo más comentado del evento. Ni siquiera el canjeo final de Brock Lesnar. ER tuvo en el End of Days que Baron Corbin aplicó a Becky Lynch su imagen más viralizada.

Más allá de la extraña participación de Nia Jax en el último Royal Rumble varonil, pocas veces hemos visto un ataque tan contundente durante una lucha intergénero en los últimos años en WWE. Recordemos por ejemplo el duelo de WrestleMania 33 entre John Cena & Nikki Bella vs. The Miz y Maryse. Sólo las féminas lanzaron golpes a sus contrarios masculinos. O la totalidad de los encuentros disputados durante las dos entregas del Mixed Match Challenge.

Y lo insólito del hecho no está en la mera naturaleza del ataque, sino en la diferencia de peso entre los implicados (cerca de el doble). Porque Lynch ya sabe lo que es enfrentar a un talento masculino dentro del Imperio McMahon, cuando se vio las caras con James Ellsworth, a quien derrotó. Pero en aquella ocasión el choque lució parejo por la evidente complexión física del rival. Y como puede apreciarse en las imágenes, "The Man" acabó con un importante bulto en su frente, seguramente provocado por ese End of Days de Corbin.

Una decisión creativa que llega poco después del histórico (y excelente) combate que protagonizaron Tessa Blanchard y Sami Callihan en el estelar de Slammiversary XVII. ¿Casualidad? Tal vez Impact Wrestling haya conseguido abrir la puerta a que de una vez por todas los combates intergénero no parezcan un tabú dentro de WWE.

El problema pasa de nuevo por la enorme cantidad de patrocinadores con los que cuenta el gigante estadounidense, que evitaron que no llegara a producirse un anunciado Jax vs. Dean Ambrose. Y mejor que no hayan visto el chichón que Lynch se llevó a casa.

Anuncio