No exageramos al afirmar que anoche Matt Riddle consiguió la victoria más importante de su carrera en WWE. Sin faltar al respeto al título, si este luchador logra lo que parece que va a lograr, lo que tiene potencial para lograr, en el imperio McMahon, nadie se acordará probablemente de que fue Campeón de Parejas NXT. Pero ahora mismo está en su mejor momento. Por el título y porque forma equipo con Pete Dunne. Veremos si les dura mucho esto. Porque, personalmente, no vi al británico demasiado contento con la celebración de su compañero y me temo que su alianza podría acabar pronto.

► La actitud de Matt Riddle, ¿su peor enemigo?

La actitud de Matt Riddle

Veremos qué sucede este próximo miércoles. Mientras, seguimos hablando de Riddle y de su actitud. De esa actitud que tantos problemas le está causando, o al menos eso se dice, porque en lo que respecta a su carrera sigue hacia arriba desde el primer día. Lo hacemos porque Dave Meltzer comentó lo siguiente en el reciente Wrestling Observer Radio acerca de lo que podría estar haciendo de no haber provocado molestia en la empresa; haciendo referencia también, lo cual no es una sorpresa, al hecho de que Riddle no piensa cambiar su forma de ser y que si no lo impulsan puede que se vaya.

«Si WWE lo usa bien, entonces se quedará, pero si no…. No esa clase de tipo como algunos de la empresa en que si no lo utilizan simplemente se quedará sentado pensando: ‘Bueno, al menos sigo trabajando en WWE’. No era feliz en UFC, no era feliz en Bellator, y se fue de ambas. Sólo es feliz cuando siente que le están permitiendo mostrar su máximo potencial.

«Tiene que ser impulsado a un cierto nivel para ser feliz. Va a ser interesante de ver. Pero pensaría que si no fuera por toda esta situación… Es sabido que Paul Heyman querría tenerlo en el elenco de Raw y podría estar en la situación que está Aleister Black. Y podría estarlo haciendo mejor, mucho mejor».

Riddle no piensa cambiar de actitud, provoque lo que provoque, al mismo tiempo que WWE le da oportunidades; porque sino podría no ser feliz y abandonar la empresa. Pero mientras no están recibiendo tantas como podría precisamente por su actitud. Lo que está claro es que es un luchador especial que puede ser la megaestrella que tome el relevo de los más grandes. Pero veremos si eso es lo que ocurre. Veremos donde está en dos, tres, cinco años.

Hablamos de