Al menos, con mayor legitimidad que otros nombres, por consabida experiencia, Chris Jericho es hoy día el mayor crítico de WWE. Postura sobre la que se afirma una vez pasó a formar parte de AEW, primer rival a priori serio para el gigante estadounidense precisamente desde que Y2J debutara en Raw interrumpiendo a The Rock. Y en un nuevo episodio de sus ataques verbales, Jericho cree que WWE no volverá a conceder a nadie la rescisión.

Un juicio al que el veterano llegó a través del caso concreto sufrido por Shawn Spears, antes conocido como Tye Dillinger. He aquí sus palabras bajo reciente entrega de la Busted Open Radio.

«No sé por qué Shawn Spears estuvo inactivo ocho meses. No sé por qué muchos tipos se quedan en el banquillo ocho meses. Pero ya sabes cómo funcionan las cosas por allí, hermano. Si caes en desgracia estás acabado, eres el juguete de Vince McMahon, te dejarán de lado. Afortunamente, Shawn obtuvo su rescisión. Y fue el último. WWE no volverá a conceder a nadie la rescisión. A nadie. Se la dieron, Cody y él son amigos. Cody sabía de lo que Shawn era capaz. Yo sabía de lo que Shawn era capaz. Yo abogué por traerlo. Este tipo es un tremendo rudo. Es un rudo de la vieja escuela. Siempre da la talla. Unirlo con Tully Blanchard es una gran idea. Es un estelarista. Vamos a convertirlo en una estrella, simplemente poniéndolo con Cody Rhodes».

Chris Jericho: "WWE no concederá a nadie la rescisión" 1
WWE

La redención del «Perfect 10»


Cuando WWE dio carta blanca a Spears para salir en febrero, reportamos que la compañía tomó tal decisión porque nunca consideró que su salida les perjudicaría. Craso error. Dos meses después, se reveló que había aceptado un contrato con AEW, y pese a que en un primer momento, pocos creyeron que la novel compañía
ofrecería al canadiense gran protagonismo, de nuevo, apuntaron mal. El próximo 31 de agosto, Spears tendrá importante combate en All Out. Y considerando la baja de Jon Moxley y el gusto de Cody por robarse las miradas, seguramente acabe siendo uno de los puntos más comentados del evento.

Una apuesta que WWE no quiso hacer por Spears cuando pasó a las filas de Smackdown, después de gozar de enorme popularidad en NXT. Tanta, que esos cánticos de «Ten» fueron comparados con los del «Yes! Movement» de Daniel Bryan. Sin embargo, al igual que le ocurrió al «Rusev Day», la maquinaria McMahon sabe cómo diluir el «momentum» de un luchador cuando se lo propone.

Hablamos de