Shayna Baszler, retuvo la noche de ayer el Campeonato Femenil NXT  al derrotar a Mia Yim en NXT Takeover: Toronto 2019. Aunque no fue la lucha más intensa que ha dado Baszler, se notó su superioridad ante Yim, quien cometió algunas pifias durante el combate. Así, la ruda se enfila hacia los 300 días como reina de la división.

Ella fue entrevistada recientemente por Latoya Ferguson para el sitio web oficial de Ronda Rousey. Se le preguntó a Shayna Baszler sobre su filosofía personal sobre la lucha profesional.

La dualidad lucha/pelea

«Lo chistoso es que nunca pensé realmente en dedicarme a la lucha profesional hasta que empecé a luchar. No lo sé, quizá sea sólo por cómo eran manejadas antes las luchadoras o algo así, pero no lo veía como opción para mí, así que me decidí por entrar en las peleas, convirtiendo mi mentalidad de luchadora en una de peleadora.

«Y con no eso no me refiero a que me metí a las peleas pensando ‘voy a luchar’. Lo que quiero decir es que entrené con Josh Barnett, quien ha sido un luchador profesional, y en sus tiempos tenías que saber pelear antes de poder luchar. Y por eso de alguna manera siempre supe de dónde venía todo y qué hacer en el ring, así que ya desde antes era una luchadora. Ve mis viejas peleas de MMA y verás que salgo con una guitarra y diciendo  cosas subidas de tono durante las entrevistas. Era una luchadora peleando. Y después llegué a la lucha profesional y me tratan al revés, me llaman peleadora».

Shayna Baszler

Sus luchadores favoritos de Shayna Baszler

«Creo que mi primer luchador favorito fue Shawn Michaels. Y después realmente me gustó el Ultimate Warrior, porque cuando estaba la rivalidad con Hulk Hogan me llamaba la atención su maquillaje. Era una niña, y eso me parecía genial. Además, creo que dado que Hogan era el favorito de todos, tenía que llevar la contraria».

Iniciando en las empresas independientes

«Bueno, creo que esa etapa me ayudó para entender la dinámica social de la lucha libre. Todo en la vida tiene una subcultura en derredor, ¿cierto? Elige algo y verás que tiene toda una lista de reglas sociales no escritas, y eso lo aprendí en las indies, así que no tuvieron que enseñármelo cuando llegue a NXT, más allá de detalles detrás de cámaras y el vestidor, que son cositas que la gente no sabe.

«Pero lo más grande sobre las indies, y la razón por la cual fue importante para mí trabajar allí, es por algo muy simple. Yo quería aprender sola e ir subiendo sola, y no estoy diciendo que no apreció lo que Ronda ha hecho por mí, pero quería trabajar, conocer, no tomar el teléfono y pedir un favor. Así que ganarme el respeto de mis colegas fue la cosa más importante que logré trabajando en las indies».

La dualidad pelea/lucha en la filosofía personal de Shayna Baszler 1

Lo más difícil al pasar de las MMA a la lucha

«Lo más difícil fue bajar el ritmo. Todo es más lento en la lucha, porque en las peleas no debes darle tiempo a la otra persona para nada. En la lucha somos narradores, así que necesito contar una historia entre cada movimiento. Los movimientos no cuentan la historia, sino nuestras reacciones y nuestras expresiones faciales y todos esos instantes de descanso. Cuando estoy en una pelea de MMA, si alguien me golpea muy fuerte, debo mantener mi compostura, no mostrar ni miedo ni dolor, y seguir adelante.

«Pero en la lucha quiero mostrar en mi rostro que estoy atemorizada, enfurecida, decepcionada, avergonzada o furiosa, porque quiero hacer que todo sea más grande. Sigue siendo real, pero es más grande, y sólo le estás diciendo a la gente en las gradas cómo te sientes porque, como ya te dije, es una historia.

«Así que aprender los tiempos para bajar el ritmo, dejar de ir tras el rival y darles su espacio, esos momentos para respirar y dejar que la historia se cuente… Eso es lo que más trabajo cuesta aprender».

Hablamos de