¡Olímpico, nuevo rey de Occidente!