Hace unos minutos concluyó UFC 244, el evento más importante que tuvo la promotora líder de MMA en lo que va del año. No es exageración, Canelo Álvarez y Sergey Kovalev, quienes iban a pelear al mismo tiempo, tuvieron que esperar en un sillón porque todos los ojos estaban puestos sobre la estelar de la competencia: Jorge Masvidal vs. Nate Diaz. Una contienda que no necesitó de malas palabras ni de actitudes altaneras para venderse, sino que logró agotar los asientos del mítico Madison Square Garden porque los nombres involucrados eran demasiado importantes. Tan especial resultó esta ocasión que se creó un título especial, el Campeonato BMF, el cual fue entregado por The Rock en persona, y llamó la atención del mismísimo Donald Trump, quien fue al octágono más famoso del mundo (aunque lo abuchearon).

► El peleador más malo del planeta

Cuando Nate Diaz derrotó a Anthony Pettis en UFC 241, él decidió que su siguiente paso no iba a ser la ansiada trilogía con Conor McGregor, rivalidad que lo convirtió en una estrella, sino que prefirió desafiar a Jorge Masvidal, quien se encontraba presente y no pudo más que sonreir como niño en una juguetería. El de raíces cubanas venía de propinarle a Ben Askren el nocaut más espectacular del año, que a su vez es el más rápido en la historia de UFC, y aceptó el desafío de Diaz sin chistar. 

Masvidal atacó a Diaz con la misma potencia con la que finalizó tanto a Darren Till como a Askren. Él supo encontrar a su rival con varios puñetazos voleados que cortaron grávemente el ojo derecho de su oponente, cuyo sangrado pintó el lienzo de carmesí. De hecho, uno de estos ataques logró tumbar al menor de los Diaz, aunque este logró sobrevivir gracias a su Brasilian Jiu-Jitsu defensivo. 

 

En el segundo asalto, Diaz salió a presionar a Masvidal y lo encontró con sus clásicas combinaciones de jab y recto que realentizaron el ritmo de su contrincante. Al principio, a Masvidal se lo notaba muy relajado, pero su actitud cambió paulatinamente cuando se encontró con que la resistencia de Diaz no estaba para ser subestimada. Sin embargo, logró conectar los mejores golpes y también se llevó los 10 puntos.

El último round fue el mejor de la contienda, y a la vez el más próspero para Diaz, quien logró conectar varios puñetazos que le movieron los pensamientos a Masvidal. Una de las claves que tuvo Diaz para aguantar tanto daño fue acortar la distancia y llevar la pelea a la lona, donde neutralizaba los ataques a través de intentos de sumisión. Así fue cómo finalizó el tercer asalto. Desafortunadamente para los aficionados, el sangrado del ojo derecho de Diaz era muy grave, por lo que el médico decidió parar la pelea.

 

En un final anti climático, que cortó de llenó la gran pelea que los aficionados miraban, The Rock le dio el Campeonato BMF a Jorge Masvidal, quien celebró junto a su ídolo Roberto «Manos de Piedra» Durán y pidió una segunda pelea con Nate Diaz.

 

► Más allá del final, UFC 244 fue un gran evento

Pero a pesar de que el panorama pudo quedar algo desolador tras este final, no hay que dejar de destacar que UFC 244 fue un gran evento. Su co-estelar, Darren Till vs. Kelvin Gastelum, fue un choque técnico en el cual el inglés logró aprovechar los huecos del mexamericano para llevarse la victoria en su debut en la categoría de peso medio.

Previo a ese encuentro, Stephen Thompson derrotó a Vicente Luque en una de las mejores peleas del año, y cortó la racha de seis victorias del brasileño con alguna de las patadas más impresionantes del show. Luque lo tuvo arrinconado en el primer asalto con varios puñetazos que le desacomodaron las ideas, pero a partir del segundo el estadounidense logró hallarse en el octágono y arremetió contra su rival con devastadoras combinaciones que le dieron la victoria por decisión unánime.

Otra gran pelea fue la que tuvieron Derrick Lewis y Blagoy Ivanov, probablemente la mejor que hubo en la división de peso completo en lo que va del año. La mandíbula del búlgaro demostró ser igual de dura que las garras de Wolverine (y que la vida de este súper heroe también), y esa resiliencia impulsó al europeo a darle para que tenga al estadounidense, quien raspó los puntos necesarios para llevarse la victoria por decisión dividida.

Más allá de la pelea estelar, lo que se llevó las ovaciones de todo el Madison Square Garden fue el impresionante triunfo de Kevin Lee, quien avasalló a Gregor Gillespie con un impresionante nocaut con highkick en el primer round.

En las preliminares, Corey Anderson vapuleó al carismático Johnny Walker en el primer asalto. Walker venía de una impresionante racha de tres victorias por nocaut, que le pusieron un cohete en la espalda y lo llevaron hasta la luna, o así hubiera sido de no haberse encontrado con Anderson, quien lo paró de golpe con una ráfaga de puñetazos que lo dejó inconsciente cuando estaba de pie.

Sin embargo, esto no fue lo más destacado de las preliminares, porque lo que se llevó las miradas fue otro nocaut de highkick, esta vez propinado por Edmen Shahbazyan a Brad Tavares.

Por otro lado, Shane Burgos, Jairziho Rozesnstruik y Lyman Good también triunfaron por nocaut técnico ante Makwan Amirikhani, Andrei Arlovski y Chance Recountre respectivamente. Mientras que Katlyn Chookagian y Hakeem Dawodu triunfaron por decisión ante Jennifer Maia y Julio Arce.

El bono a mejor pelea fue para Luque y Thompson, mientras que el de mejor desempeño fue para Lee y Anderson. Los resultados completos de UFC 244 son:

  1. Jorge Masvidal derrotó a Nate Diaz.
  2. Darren Till derrotó a Kelvin Gastelum.
  3. Stephen Thompson derrotó a Vicente Luque.
  4. Derrick Lewis derrotó a Blagoy Ivanov.
  5. Kevin Lee derrotó a Gregor Gillespie.
  6. Corey Anderson derrrotó a Johnny Walker.
  7. Shane Burgos derrotó a Makwan Amirikhani.
  8. Jairziho Rozesnstruik derrotó a Andrei Arlovski.
  9. Lyman Good derrotó a Chance Recountre.
  10. Katlyn Chookagian derrotó a Jennifer Maia.
  11. Hakeem Dawodu derrotó a Julio Arce.

 

Advertisements
Anuncios
Hablamos de