Para una tesis daría intentar explicar por qué los pasos al bando rudo suelen ser últimamente la solución a (casi) todos los males en WWE. Y el último en protagonizar a tal movimiento ha sido Seth Rollins. La verdad, un recurso al que «The Architect» necesitaba agarrarse, pues al contrario que su novia Becky Lynch, los fans ya no tragan a un Rollins técnico, o no al menos de la manera en que WWE lo presenta. Un cambio que pareció consumarse el lunes, y que está siendo lo más comentado en las últimas horas dentro del ámbito del Imperio McMahon. Del que ahora quiero recoger la particular valoración de Bryan Alvarez.

Seth Rollins
WWE

► El Seth Rollins rudo… idea del propio Rollins


Bajo la última entrega del Wrestling Observer Live, Alvarez reportó que inicialmente, no fue este el plan de WWE para su Superestrella.

El meollo del show fue que Seth Rollins pasó al bando rudo. Aparentemente, Seth Rollins tiene alguna idea disparatada para su personaje, lo que supongo que todo el mundo lo odia, pero en la mente de Seth Rollins es un técnico favorito del público, pese a que todos piensen que es un rudo. Así que como rudo, va a luchar como técnico favorito del público.

Sí, Seth Rollins se ha vuelto rudo. Sé que muchas veces hemos visto estas historias en Raw, y cuando alguien pasa al bando rudo y me dicen ‘no, no, sigue siendo un técnico favorito del público’. Todo esto que Seth ha estado haciendo no se concretó hasta ayer [por el lunes], la idea nunca fue un paso al bando rudo. Fue idea suya pasar al bando rudo. En su mente tal vez estuviese plantando la semilla, pero se suponía que iba a seguir siendo técnico. Y de pronto, ayer se hizo rudo.

Esto no es un lento paso al bando rudo. Es idea de Rollins. Es su personaje. Es un rudo que cree que está en lo correcto. Supongo que se cree el Bret Hart de 1997… El personaje de Seth Rollins piensa que los fans están siendo injustos con WWE. Así que va a luchar como técnico mientras sigue enterrando a los seguidores. Ese parece ser el plan. Supongo que lo veremos la semana que viene.

Cabe corregir a Alvarez, pues ya explicamos en SÚPER LUCHAS que ha sido evidente que el paseo por el lado salvaje de Rollins se viene cocinando desde hace algunos meses.

De Twitter a la pantalla: El camino de Seth Rollins hacia la rudeza

No obstante, sí que existen ciertas similitudes con el Bret Hart rudo de 1997, quien creía ser el bueno de la historia por entonces tras su célebre combate contra Steve Austin en WrestleMania XIII. Eso sí, pese al «double turn» en dicho «Show de los Shows», WWE no se vio instada por las reacciones del público, hecho que sí ha sido decisivo para el caso Rollins. De hecho, Hart tuvo que posicionarse como anti-EEUU para que el público estadounidense lo odiara.

Caso similar, pulsando el botón de FFWD, al de Johnny Gargano en 2018 durante su rivalidad con Aleister Black.

Hablamos de