Cualquier luchador que llega a WWE debe pasar por NXT antes de ascender al elenco principal. Incluso los que tienen los nombres más grandes. Es una buena forma de adecuarse al estilo de la empresa. De hecho, para muchos habrá sido una mala noticia salir de la marca amarilla. Pero AJ Styles entró directamente a la empresa sin pasar por la misma. No tuvo ni un solo combate en el territorio de desarrollo antes de su debut en Royal Rumble 2016.

¿Por qué no lo hizo? En estos tres años se ha hablado bastante de ello y la explicación más sencilla y comprensible es que no lo necesitaba. Hay pocos luchadores en el mundo con el nombre del actual Campeón de Estados Unidos. Recientemente, en WWE Now, ha sido él mismo quien ha contado por qué pasó directamente a las marcas principales de la compañía.

«Cuando llegué no era precisamente el más joven. Pasar por NXT, para mí, no iba a ser una opción a menos que estuvieran hablando de luchar allí durante un mes sólo para acostumbrarte a todo y aprender cómo funciona WWE. Literalmente, todo salió como yo necesitaba que saliera. Aunque en ocasiones estoy celoso de las personas que pasaron por NXT porque tuvieron la ocasión de conocerse muy bien. Pero al mismo tiempo era esencial para mí llegar cómo lo hice y comenzar a hacer lo que hago».

Todo salió muy bien para Styles, que lleva tres años haciendo las delicias del Universo WWE. Hubiera sido interesante verlo en NXT pero ni él ni la empresa lo creyeron necesario y el 24 de enero de 2016 puso en pie a todos los fans apareciendo en la batalla de treinta hombres. No fue capaz de ganar pero no nos cansamos de ver su debut y cómo reaccionaron los aficionados.

Advertisements
Hablamos de