Oscar Valdez debutó en las 130 libras

Por | |

Oscar Valdez debutó en 130 libras y creó bastante expectativa.

Primero, para ver qué era capaz de hacer en ese peso, puesto que él fue campeón de peso pluma hasta hace un mes.

Luego, determinar si pelearía o no con Andrés Gutiérrez, quien finalmente no cumplió con el peso debido y fue descartado como rival.

(Se pasó 11 libras y del equipo de Valdez no quisieron darle la oportunidad de penalización monetaria para hacer el combate).

Después de Scott Quigg y su lesión de quijada, Valdez aprendió la lección: no siempre hay que ser valiente cuando se trata del peso del oponente.

Así que hubo que cambiarle al rival, en poco menos de 18 horas para el combate.

Al vuelo salió un desconocido (al menos para el público mexicano) Adam López. Un chico con récord de 13 ganadas y una perdida. Sin empates.

Pues él sí estuvo en peso y se le vieron las ganas de vencer, pues en el round uno, con un golpe en corto mandó a Valdez a la lona.

Es la segunda vez en su carrera que Oscar toca piso y encendió las alarmas: ¿estaría preparado para los superplumas?

Sin embargo se levantó rápido y empezó a trabajar lo que ha estado aprendiendo de los Reynoso: el contragolpe.

Adam lo forzó un poco al intercambio y en los primeros momentos el estadounidense daba muestra de buen manejo del movimiento de cintura.

Poco a poco, Valdez le fue encontrando la secuencia de golpeo y le empezó a conectar abajo, cambiando la frecuencia de golpeo para abrir espacios.

Sí se llevó sus buenos golpes, pero fue capaz de ser más contundente en cada ocasión que se acercaba a López, al grado de mandarlo a la lona en el séptimo round.

De ahí sólo fue cuestión de apretar un poco más la tuerca hasta que el réferi detuvo la contienda por acumulación de castigo.

López se quejó. Oscar Valdez debutó en las 130 libras con éxito. Hay quien lo cuestiona y hay quien piensa que lo hizo bien.

Anuncios

Lo que sí es un hecho es que aún le falta mucho camino por recorrer si su objetivo es enfrentar a Miguel Berchelt, campeón superpluma del Consejo Mundial de Boxeo.

Al menos por ahora, no tendría nada qué hacer ante un Alacrán que sí va a llegar en peso y bien entrenado para ese (por ahora) hipotético combate.