El emotivo artículo de MJF en The Players’ Tribune

En vísperas del PPV Worlds End, el actual Campeón Mundial de Peso Completo AEW, MJF, se sinceró sobre sus desafíos personales y profesionales. Compartió sus luchas internas y físicas, reconociendo abiertamente su agotamiento.

Esto fue en un artículo para The Players’ Tribune, el cual, dado lo interesante y revelador que es, reproducimos íntegro a continuación.

► Tengo algo que decirles, por favor, léanlo

Una pintura de un hombre con un cinturón alrededor del cuello que muestra la visión de AEW para el futuro.

No suelo hacer cosas como esta, pero tengo cosas que sacarme de encima. Voy a luchar contra Samoa Joe por el título mundial el sábado por la noche, y no tengo idea de lo que va a suceder después de eso. Probablemente escucharás algunas historias sobre mí en los próximos días, sobre mi contrato, sobre las lesiones con las que he estado lidiando, sobre la condición de mi cuerpo, sobre quién sabe qué más. Estoy seguro de que todo se filtrará. Está bien.

Pero AEW cumple CINCO años el lunes, el 1 de enero de 2024. Y eso significa algo malditamente importante para mí. Y dado que todo lo que sucederá después del sábado se siente tan incierto, quiero compartirles lo que pienso al respecto. Quiero que nuestros fans lo escuchen de mí antes de lo que venga a continuación.

Hay una razón por la cual se menciona tan a menudo el término «derechos de los trabajadores» cuando se habla de AEW: ¡Es porque ahora tenemos muchos más derechos, maldición! Esto no es ciencia espacial. Competencia = mala para la gerencia, buena para el trabajo. Solía haber una compañía de lucha libre estadounidense importante, ahora hay dos. Eso importa. Importa para los luchadores que trabajan aquí, ya que todos tenemos trabajos que literalmente no existían hace cinco años. Pero también importa para los luchadores que no trabajan aquí. Para todos en WWE, AEW significa no tener que trabajar en condiciones de monopolio. Significa más opciones, lo que significa más poder, lo que significa más dinero (y me atrevería a decir, un mejor trato). Y para los luchadores fuera de esas dos compañías, AEW importa no solo porque existe, sino por cómo existe. Escucha… si me buscas en Google, creo que dice que mido 1.80 mts — pero todos sabemos que eso es una tontería. Mido como 1.70, chicos. Y este es un negocio donde ahora puede decirse que un judío de 1.70 puede ser campeón del mundo. Si conoces la historia de la lucha libre, sabes que es algo importante y por qué.

Entonces, mientras acepto cualquier crítica a AEW (Dios sabe que yo lo hago)… si realmente estás en contra de nosotros, en contra de nuestra EXISTENCIA… Adivina qué, eres lo peor. Estás en contra de los trabajadores. Y esa es la verdad. Porque de todas las cosas increíbles que AEW ha logrado en estos últimos cinco años, la número 1 sería «poner a MJF en la televisión». Pero la número 2 es «hacer que la industria de la lucha libre sea un poco mejor para trabajar».

Cody apostó por mí y me puso en el cartel en All In. Luego, Tony apostó por mí y me contrató a tiempo completo para AEW. Pero no nos engañemos: básicamente me trajeron para ser el tipo que no te gusta, que no tiene oportunidad contra los tipos que amas. Recordarás varias veces cuando alguna leyenda sale a hablar con los fans, pero luego un tipo más joven lo interrumpe. Es un imbécil y recibe un puñetazo en la cara, ¿recuerdas? Creo que eso es lo que pensaron de mí cuando comenzamos. Solo ve Double or Nothing 2019, nuestro primer PPV. Hicieron que Bret Hart saliera para presentar el título mundial de AEW. Hicieron que Hangman Page saliera para obtener el respaldo de Bret y lucir genial. ¿Yo? Dije algunas palabras, me abuchearon y recibí un golpe. No me veían como un posible protagonista.

Pero nunca olvidaré el momento antes de salir. Quiero decir, imagínatelo: tengo 21 años, apenas unos años en el negocio, y me dicen que haga una promo sobre Bret Hart. Más de 10,000 personas en la arena, algo así como 100,000 viendo en PPV. Así que antes de salir, le pregunto a Tony y a esos tipos lo que parece una pregunta bastante buena: «Ummm… ¿qué digo?» Y me miran por un segundo con estas miradas en blanco. Y dicen: «¿Qué quieres decir? Sabes cómo hablar». Ahí fue cuando me di cuenta de lo que iba a ser AEW y de que era donde estaba destinado a luchar. Porque sí, O.K., me trajeron como carnada. Mala suerte. Pero también me dieron la oportunidad de forjar mi propia suerte. ¿Sabes a lo que me refiero? Como… me lanzaron al agua profunda, sin flotadores, y dijeron húndete o nada. Gánate a nuestros fans o no. Y prefiero eso cualquier día en comparación con la otra forma en que se ha hecho en nuestro negocio, históricamente, que es: te colocan suavemente en la parte superficial con los flotadores puestos, los cuales en realidad no puedes quitártelos (es una regla), además, nunca te ganas al público porque te ves ridículo con flotadores puestos, pero no te hundes, así que eso es bueno. Y ah, sí, estás despedido.

Créeme, AEW no es para todos. «Húndete o nada» funciona en ambas direcciones. Si nos viste en el primer año, lo sabes. No diré nombres. Pero basta con decir que había tipos que tenían todo el bombo del mundo al principio y resulta que era solo eso. Bombo. En serio, había tipos de los que nadie dejaba de hablar. Oh dios mío, fulano, ese tipo es una estrella ENORME. Luego escuchabas a alguien mencionar a Darby Allin y es como, Sí, Darby está bien y todo… pero es pequeño. Realmente no va a destacar. ¿Sabes quién es el tipo? Es fulano.

Pero aquí está la cosa: No era fulano. Era el maldito Darby, que se suponía que era demasiado pequeño y demasiado raro (y es un bastardo a quien he vencido dos veces con un candado a la cabeza, pero eso es otra cosa). Y son los malditos Penta y Fénix, a quienes definitivamente mucha gente desestimó al principio como simplemente unos mexicanos promedio. Y estaba el maldito Kingston, un don nadie seguro, pero se volvió loco simplemente siendo él mismo, un tipo de Yonkers. Y fui el maldito yo, destinado a encasillarme como el «compañero de Cody» o el idiota del mes o lo que sea. (Y luego, por supuesto, tienes a alguien como Hangman, a quien todos decían que sería genial y lo fue).

En resumen: AEW = oportunidad en todos los sentidos de la palabra. Si eres bueno, es una oportunidad para demostrarlo. Si eres mediocre, es una oportunidad para demostrarlo. Si aún lo tienes, es una oportunidad para demostrarlo. Si estás acabado, es una oportunidad para demostrarlo.

Y si eres un talento generacional (yo), es una oportunidad para demostrarlo.

► Quiero decir algunas cosas sobre las personas que ayudaron a construir este lugar.

MJF
MJF.

Tony — sí, es mi jefe, sí, es hijo de un multimillonario, a nadie le interesa escuchar sobre él, seré breve. 1. La mayoría de los hijos de multimillonarios, según entiendo, son idiotas groseros que ven Netflix todo el día drogados mientras sustraen dinero de mamá y papá. Tony no es así. Así que, en un nivel básico, supongo que lo respeto por ser una buena persona que se preocupa y ama este deporte. 2. Tony respeta los contratos. Si piensas que eso es lo mínimo, está bien. Bienvenido a la lucha libre.

Cody — tenemos una hermosa amistad en un negocio donde los amigos son como unicornios, y lo dejaré así.

Kenny y los Bucks — siempre escucho cuán «polarizantes» son y mi respuesta es ¡gracias, maldición! Literalmente, todos los luchadores que valen la pena son polarizantes. Cada atleta por el que compraría un boleto para ver, cada luchador que no me hace dormir. Probablemente pueda contar todos los momentos genuinamente geniales en la historia reciente de la lucha libre con las dos manos. Y el que esos tipos apostaran por sí mismos y ganaran es uno de ellos.

Jericho — es realmente divertido burlarse de él, lo sé (confía en mí, lo hago todo el tiempo.) Pero la gente tiene las memorias más extrañas y cortas cuando se trata de quién es y qué representa. Como: Respeto mucho a Tony y a los EVP (ver arriba.) Pero si AEW al principio hubiera sido solo esos chicos, más un grupo dispar de luchadores independientes sin exposición en televisión (yo incluido), lo siento… pero no. Habríamos sido hombres al agua. Chris nos dio una legitimidad que la gente da por sentada ahora de manera tan malditamente insensata que es increíble. Y no solo hizo que AEW se sintiera legítimo, también hizo que el título mundial de AEW se sintiera legítimo. Lo cual podría parecer lo mismo, pero es diferente. (Es más difícil). Y seamos claros: Chris también le dio legitimidad a MJF. Quiero decir, cuando decidió lidiar conmigo durante UN AÑO?? Ya me iba bien, por supuesto, pero su compromiso me afianzó. Para nuestros fans, para mis jefes, para mí mismo. Fue como decir, sí, adelante e inviértete en este tipo MJF. Es real. Vale la pena un año del tiempo de CHRIS JERICHO. Les aseguro que no me olvido de nadie cuando digo: Chris fue la mayor estrella que tuvo AEW en su inicio, y es muy probable que aún lo sea (además de mí, obviamente).

Moxley — lo que debes entender acerca de Mox es que eligió AEW. Tal vez eso suene obvio, pero no lo es. Es difícil de explicar. Es como si la gente tuviera estas extrañas cicatrices emocionales sobre la lucha libre, de tantos años en los que solo había un juego en la ciudad. Donde es como… Ok. ¿Luchaste clásicos en Ring of Honor? ¿Fuiste una figura destacada en las indies? ¿Llenaste arenas en México? ¿Fuiste (literalmente) «grande en Japón»? Genial… ¿alguna vez dijiste «Bienvenido a Monday Night Raw», sin embargo? Simplemente creo que hay un segmento de fanáticos que siempre asumiría, sin importar qué, que la WWE era el Plan A. Pero Jon le dio un martillazo a esa suposición. Él era parte del Plan A de la WWE. Fue el evento principal durante la mitad de una década. Fue su campeón mundial, estuvo en su grupo más grande, atrajo dinero, atrajo audiencia, movió un montón de mercancías. Y en la absoluta cima de su carrera dijo, Gracias por los recuerdos, gracias por la oferta gigantesca. Pero voy a probar esta otra cosa aquí. Esa es la m*erda que muchos chicos hablarán de hacer. Jon es el único que realmente salió y lo hizo. Este tipo tiene mi respeto infinito.

Los Originales — Jericho y Moxley, son el modelo para los tipos establecidos que comprenden AEW desde el primer día. Alguien como Bryan, él es un modelo para llegar más tarde y hacer lo mismo. Pero esto no te sorprenderá: No todos han sido como ellos. Otros tipos establecidos vinieron, nos vieron como un paracaídas entre olvidables carreras en la WWE, y no respetaron cómo se construyó esto o por quién se construyó o por qué se construyó en primer lugar. Y aunque sería divertido escribir algunos nombres ahora mismo, lo que es aún más divertido es que realmente no tengo que hacerlo. Porque tipos así, su pereza sale a la luz. Se muestra en el trabajo. ¡No significa que sean malas personas! Simplemente no los respeto. Nunca entendieron lo que Mox o Jericho o Danielson entendieron, o lo que entendieron The Elite, que el núcleo del éxito de AEW provenía de dos lugares: 1. Nuestros fans y 2. Los Originales. Y se vuelve más fácil pasar por alto el trabajo que hicieron los Originales a medida que nos alejamos más de eso. Pero yo lo recuerdo. Recuerdo cómo simplemente intentamos cosas en el primer año. Recuerdo cómo no solo nos manteníamos a flote en la pandemia, sino que nos uníamos y florecíamos. Recuerdo cuán influyentes fueron muchas de nuestras ideas, y cuán descaradamente todas fueron copiadas, porque eran nuevas, diferentes y buenas. En resumen: El crecimiento es importante… pero también lo es lo que hizo posible ese crecimiento. Estoy orgulloso de los Originales y orgulloso de ser uno.

Nuestros fans — son los mejores. Jódanse. Son inteligentes, son apasionados (que generalmente es un código para «lunático», pero no en este caso) en su mayoría, y simplemente aman esta m**rda. Y no quiero decir «amar» en el sentido de lealtad ciega, o «amar» como en comportamiento de fan. «Amar» como amar. «Amar» como abrazar nuestras mejores cosas: el giro y el deathmatch de Hangman. Las acrobacias de Darby. Los discursos de Eddie Kingston (sigue siendo un don nadie), ‘Timeless’ Toni Storm, las jodidas joyas que Jamie Hayter estaba presentando. MJF-Cole. MJF-Cody. MJF-Bryan. MJF-Punk. MJF-Kenny. MJF-Joe. Los discursos de MJF. El cuerpo de MJF. Wardlow siendo un cerdo y traicionando a MJF (estoy seguro de que me estoy olvidando de algunas cosas). Pero también «amar» como responsabilizarnos: cuando hay demasiado de algo. O cuando no ha habido lo suficiente (miren las reacciones que Swerve está recibiendo ahora; no me gusta, pero ¡vamos!). O cuando olvidamos en qué debemos basarnos. Estoy seguro de que algunas personas rodarán los ojos ante esto, pero (¡¡¡adivinen qué!!!) no me importa: crecí siendo fan, todavía soy fan. AEW solo funciona por nuestros fans. También soy consciente de que hay un grupo de fans que están frustrados conmigo en este momento. ¿Y saben qué? Esos enfermos de m**rda siguen siendo los mejores. No se despertaron mágicamente y pasaron de amarme a odiarme. Sucedió porque me mantienen en el más alto estándar. Y me alegra que me mantengan en ese estándar; yo los mantengo en el mismo. Si alguna vez me estoy desviando, quiero saberlo. Y quiero que sepan que cuando me desvío, la próxima vez que esté allí, le voy a pegar duro.

Es extraño. Durante mi tiempo en AEW, he tenido los momentos más altos: tan altos que son inalcanzables para cualquiera más en este negocio (¡¡¡sin ofender!!!). Pero también he tenido los momentos más bajos: tan bajos, con un tiempo estúpidamente malo, que honestamente a veces creo que estoy maldito. Como si los dioses de la lucha libre estuvieran trolleando un día y dijeran: «Bien. Creemos a este tipo que es una leyenda en el micrófono, al nivel de cualquiera en el ring, se ve eléctrico con una bufanda Burberry, es innecesariamente bueno cantando, y es fácilmente el luchador más emocionante del mayor auge en décadas. Pero cada vez que hace algo grandioso, hagamos que este otro tipo (nota: ¡a quien le deseo lo mejor!) se coma un muffin. O hagamos que alguien se lesione. O hagamos que alguien más haga alguna otra estupidez». Es como si todos mis mejores momentos vinieran con un mal momento adjunto.

No estoy seguro por qué ha resultado así… pero juegas las cartas que te reparten. Y aunque estoy orgulloso de muchas cosas que he hecho en AEW, cerca de la cima de la lista está el hecho de que nunca he dado excusas. Ni una sola vez. No importa cuánta m**rda me haya llegado (y me ha llegado mucha m**rda). No importa cuánto dolor tenga detrás de escena (y a veces desearía que ustedes supieran). No importa qué, hombre. Simplemente he hecho mi trabajo. Qué concepto.

► Las cinco mejores defensas titulares de la era MJF (sin orden específico):

MJF
MJF

Danielson en San Francisco. De campana a campana, Bryan es el mejor luchador vivo, y apuesto lo que sea a que él o Eddie Guerrero son los mejores que lo han hecho. Esa lucha fue una validación malditamente grande, y siempre lo será. Por alguna razón (la razón es que tienen gusanos cerebrales), a la gente le encanta usar mis habilidades en el micrófono en mi contra para desvirtuarme como luchador. Como si ser bueno para las promos significara que no puedo destacar como luchador. Desprecio esa percepción de mí. Y tengo una espinita clavada por eso. Así que, ¿cuándo fui 60 minutos con el mejor de todos los tiempos? Para mí, eso no fue solo yo contra Bryan. Fui yo contra la gente que cree saber de lo que soy capaz. Fue mi manera de decir, malditos, camino como hablo. Y lo hago con más estilo que cualquiera que hayan visto.

Cuatro Pilares en Las Vegas. Hablando de cargar con cosas. Adelante, piensa lo que quieras sobre los «cuatro pilares» como concepto, pero llegar a encabezar un PPV con esos tres tipos, cuando ninguno de ellos había encabezado un PPV antes, fue algo importante para mí. Y, por supuesto, escuchamos lo que la gente decía antes del evento: ¿Por qué Sammy está en el evento principal? ¿Por qué está Jungle Boy ahí? (En cuanto a Darby, a todos les encanta ese tipo emo.) Y sinceramente, eso nos ofendió a mí y a Darby tanto como a Sammy y a Jack. Fue como, ¿quién es alguien para decirnos quién pertenece a una lucha? Y luego, por supuesto, esos tipos lucharon como el maldito meme de Michael Jordan «…..lo tomé personalmente», y fue una de las mejores luchas por el título mundial en la historia de AEW. Y después todos estaban como, ¿eh? Bueno… ESO fue increíble. Sammy, Jungle Boy, ¿quién lo diría? Mmm, yo lo sabía. Nosotros lo sabíamos.

Kenny en Mohegan Sun. Kenny tiene muchos detractores y ninguno de ellos es digno de atarle las botas. Creo que la gente teme al cambio y teme a lo que no conocen. Y Kenny lucha de una manera que confronta a esas personas con el hecho de que lo que no conocen podría llenar diez malditos océanos. ¿Es MI estilo, personalmente? No. Pero aprecio que provenga de un genio y que tipos como Kenny sean cómo evolucionamos. Además, m**rda, me encantó luchar contra él.

Cole en Wembley. Oh, mira, otro ejemplo de hacer algo increíble y la gran historia después es «el anciano se mete en problemas». En serio, encabezar el estadio de Wembley ya habría sido algo de lo que me sentiría orgulloso. Pero lo que significó aún más es que 1. lo hice con Adam, que se convirtió en un buen amigo, y 2. lo hicimos en una lucha que realmente sintió que merecía encabezar el estadio de Wembley. APESTA el que Adam se lesionara, porque fue increíblemente bueno este verano y merecía que todo se desarrollara. Pero me alegra haber tenido esa lucha. Es para siempre y fue malditamente genial.

Joe en Arthur Ashe. Pongo esto como un marcador hasta el sábado. Joe es un monstruo, un fenómeno atlético, un tipo duro legítimo en un mundo lleno de «tipos duros» fingidos, una leyenda viviente, y esto no tiene sentido, pero creo que está en su mejor momento. Y hay una razón por la cual tuvimos que repetir esa lucha con una secuela: fue demasiado buena como para no hacerlo.

► Estoy cansado

MJF
MJF

Entiendo que no es lo que se supone que debes decir como luchador profesional, especialmente no antes de una gran defensa del título mundial en tu ciudad natal. Sé que debería tomar mis vitaminas, hermano, pedir un café caro para la habitación del hotel de cinco estrellas en la que estoy hospedado (gracias, Tony) y terminar este artículo diciendo un promo de héroe ochentero sobre el malvado Samoa Joe. ¡Vamos a vender algunos Pay-Per-Views! Pero no sé, viejo. Estoy tan, tan, tan cansado. Esa es la pura verdad de Dios. Mi cadera está hecha un desastre. Mi brazo no se levanta por encima de mi cabeza. Estoy tomando analgésicos, que no son lo mío. No puedo dormir.

Pero como dije antes… sé que no solo yo estoy cansado. Sé que nuestros fans están un poco cansados de esta racha en la que he estado. Y por primera vez desde que comenzó esta empresa, sé que hay cierta fatiga con MJF. Lo cual está bien, por cierto. Nadie se mantiene en lo más alto para siempre.

En este momento, mientras escribo esto, es miércoles por la mañana. Faltan tres días para Worlds End.

Faltan cinco días para cinco años de MJF en AEW.

Y no sé qué viene después.

Esto es lo que sí sé. Luchar en el evento principal de un cartel en el Nassau Coliseum como campeón mundial de AEW significa todo para mí. En serio. TODO. Siempre me dicen que Long Island es parte de mi «personaje»: no, que te j*dan, es mi hogar. Soy un chico bajito con discapacidades de aprendizaje de Long Island. No es un personaje. Siempre me dicen que ser víctima de bullying es parte de mi «historia»: no, sí sucedió. Los niños me tiraban monedas y me decían «recoge eso, chico judío». No es una historia. Y si crees que esto es un promo de héroe ochentero al que me refería hace un par de párrafos, no lo es. En realidad… ¿quieres saber la verdad? A veces me pregunto si plantarle cara al antisemitismo sería siquiera una «movida de cara» en estos días. No, en serio, lo pregunto de verdad. Me pregunto si ser un orgulloso judío como soy, en 2023, me ha hecho menos popular como luchador. Y si, en el fondo, cuando alguien dice que tiene «fatiga de MJF», lo que realmente quiere decir es «ya es suficiente con lo judío». Honestamente, no sé la respuesta a eso… y estoy seguro de que recibiré críticas solo por hacer la pregunta. Pero ahí están mis pensamientos en este momento. Es «temer lo peor». Soy judío en Estados Unidos y estoy j*didamente enfermo en el alma.

Permíteme decir esto, directo y claro: no apoyo el terrorismo, el sionismo, el genocidio, la guerra, las bombas, gobiernos genocidas, palestinos inocentes muertos, israelíes inocentes muertos. No apoyo que la gente, cualquier gente, muera debido al odio. Te diré lo que sí apoyo y lo que definitivamente soy: estoy en contra del odio. Me da asco que la gente esté pidiendo la muerte de judíos por algo que está sucediendo al otro lado del mundo. Y me da asco que Hamas, una organización terrorista literal, tenga seguidores en este lado del mundo; ya que, a diario, tengo que leer malditas tonterías antisemitas de todo tipo de personas: celebridades (hola, Kanye), desconocidos, incluso gente que conozco. Es simplemente muy triste. Todos somos humanos, hombre. Todos merecemos derechos, todos merecemos libertad, todos merecemos felicidad y respeto (realmente quería aclarar estas cosas y espero haberlo hecho. Estas son las pláticas serias que tengo con la mujer muy atractiva de la que estoy enamorado, que, por cierto, es palestina.)

► Lo siento, me desvié. Se suponía que esto era sobre «AEW cumpliendo cinco años» + el PPV

MJF — SuperLuchas

Aquí está lo último que diré sobre mi judaísmo: si estás harto de ello, j*dete. Si sientes que es una declaración política, no puedo ayudarte. Si te hace sentir incómodo, bueno, me alegro. Si crees que debería moderarlo, no lo haré. Si me odias por otras razones, sí, es justo.

Aquí está lo último que diré sobre Worlds End, y no te preocupes, es tóxico: voy a derribar la casa contra Joe o LITERALMENTE MORIRÉ INTENTÁNDOLO. No celebres esa frase, es tan estúpida. Si fuera inteligente, me saltaría esta. No estoy siendo inteligente. Solo estoy en mi primer reinado y en mi primera defensa de título en mi ciudad natal. No te diré que toda mi carrera ha estado construyéndose para esto, porque toda mi vida ha estado construyéndose para esto.

Y finalmente… aquí está lo último que diré sobre AEW: feliz cumpleaños, maldita rara. A todos los que nos han ayudado a tener éxito, GRACIAS. Y a todos los que esperaban que falláramos, ¡Ay! Lo siento por tu pérdida, mis condolencias de verdad. Ordena el PPV, aunque será genial.

—Max

 

LA LUCHA SIGUE...
Suscríbete para recibir un resumen diario de las últimas noticias.
icon

Egresado de la FES Aragón UNAM, en Comunicación y Periodismo. Trabajando en medios digitales y periodísticos desde 2006. Cubriendo lucha libre desde 2008 para Mediotiempo hasta 2020, actualmente en Súperluchas desde 2020.