¡Jon Moxley debuta en Double or Nothing y ataca a Kenny Omega!

Por | |

Quizá no haya sido «el mejor evento de la historia de la lucha libre» como lo afirmó Cody, pero Double or Nothing cumplió y hasta superó las expectativas para gran parte de la afición. Se prometieron sorpresas, y no hubo en cantidad como en calidad (y eso que no fueron pocas). Pero la que se quedó con todas las miradas fue la encargada de cerrar el show: la de la ex Superestrella WWE, Jon Moxley.

Era una posibilidad que venía siendo tema de conversación desde que Moxley saliera del imperio McMahon el mes de abril. Los rumores decían que éste no tenía intención de dejarse ver nuevamente en un cuadrilátero hasta un tiempo después, cansado de la carretera y buscando un respiro. No fue así, porque el antes conocido como Dean Ambrose dijo presente cuando no todos lo esperaban.

Jon Moxley hace su debut en Double or Nothing.

Sucedió en los minutos finales del evento, cuando todo parecía terminado y un triunfante Chris Jericho celebrara su victoria y la resfregara sobre el público asistente a la MGM Grand de Las Vegas, Nevada. El veterano demandó un «gracias» a los espectadores, pero lo que obtuvo en su lugar fueron abucheos… antes de que de la nada, «Mox» saliera de entre el público cual The Shield y procediese a encaminarse a la zona de acción.

Conociendo al «Lunático Radical» —por algo se ganó dicho sobrenombre en WWE—, era de esperar: no lo dudó un instante y aplicó su famoso Dirty Deeds a quien fuese uno de sus mayores rivales en la grande del entretenimiento. No por eso satisfecho, tomó al árbitro de la contienda y lo remató también, desvelando sus intenciones poco amistosas.

Lo que más deleite provocó entre los presentes y consecuentemente más reacción produjo fue la escena final, sin embargo.

Dean Ambrose durante la sonada promo de su renacer como Jon Moxley.

Porque luego de deshacerse del nuevo aspirante al Campeonato Mundial AEW y del réferi, puso la mira en Omega, quien, contrario a los anteriores, supo oponer resistencia. Comenzó un brutal «brawl» que llegó hasta la zona de ringside y finiquitó en lo alto de las fichas gigantes decorativas, donde el rudo ejecutó un finisher final a «The Cleaner». Y así cerró una velada histórica.

Nuestro Editor en Jefe Ernesto Ocampo lo cubrió de la siguiente manera en los resultados del PPV: 

«Jericho habla por micrófono. Es ya el retador al Campeonato Mundial de Peso Completo AEW.

¡En eso, aparece Jon Moxley!

Moxley encara a Jericho, quien le dice que no es bienvenido en AEW.

El ex Shield aplica Dirty Deeds a Jericho.

También castiga con su finisher al réferi, pero cuando va sobre Omega, éste se defiende. Ambos salen del encordado.

La bronca sigue entre las sillas. El público corea «¡Moxley, Moxley, Moxley!»

Suben a la montaña de fichas de casino, y ahí, Moxley azota con Dirty Deeds al canadiense.

Luego lo eleva como costal en sus hombros y lo arroja desde las alturas.

Cierra de manera tremenda el evento y se vislumbran ya las luchas del próximo: Los Rhodes vs. los Bucks, Jericho vs. Hangman Page y Omega vs. Moxley. 

AEW ha empezado con el pie derecho su camino. Ni en mis augurios más generosos me esperé un evento de este calibre, que supera con creces a All In y a cualquier otro show realizado en suelo estadounidense este año».

¡La nueva contratación de All Elite Wrestling: Jon Moxley!

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.

15 Comentarios
Lo último
Lo primero Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios