Antes de salir a la jaula, Ilima-Lei MacFarlane ya tenía lágrimas corriendo por la cara de la alegría que sentía por finalmente competir frente a sus amigos y familiares en casa.

La campeona del peso mosca de Bellator, sabía que iba a enfrentar una oleada de emociones en su última defensa del título que tuvo lugar en su Hawai natal. 

Este sábado por la noche en Bellator 220, MacFarlane defiende su título contra Veta Artega en San José.

«Obviamente fue muy emocional. Estaba llorando de camino a la jaula. Estaba llorando después. Incluso estaba llorando en el vestidor detrás del escenario antes de salir. Fue una semana muy, muy emotiva«.

«Todavía lloro cada vez que veo, no es broma. Emocional, esa sería la manera de describirlo«.

Si bien Artega no tiene un perfil tan alto como Valerie Letourneau, todavía tiene un estilo agresivo y acelerado:

«En realidad fue muy fácil para mí prepararme para esta pelea. Creo que parte de la razón es que estoy realmente emocionada por esto. Es una oponente completamente diferente y crea un desafío diferente. Como dije antes, aunque amo Hawai y pelear en casa, necesito cambiarlo y San José fue una oportunidad perfecta».

«Fue bastante fácil para mí porque nunca ignoro a ninguna de mis oponentes, a pesar de lo que dice en el papel, trato a cada una de las oponentes como si fueran la oponente más peligrosa que jamás enfrentaré«. 

«No puedes ser complaciente con ningún aspecto de tu entrenamiento. No puedes ser complaciente. Sí, claro, ahora me siento más cómoda con mis campamentos porque sé lo que se espera de mí, pero sé que mi oponente se está entrenando tambien y no tienen nada que perder. Tengo todo que perder. Entonces, ¿qué va a evitar que intenten arrancarme la cabeza? Es casi como si tuvieras que mantener ese fuego encendido debajo de ti».

Tienes que tener esa misma mentalidad. Se hace difícil mantener el cinturón porque la diana está en tu espalda y todos la quieren. Definitivamente me preparo mentalmente para cada pelea, hay una posibilidad muy, muy real de que pueda perder y siempre que lo acepte, creo que hace que sea más fácil ir a la pared».

Advertisements
Hablamos de