En un día como hoy, hace 33 años, el 12 de septiembre de 1982, llegó a su fin la larga y brillante trayectoria del más grande ídolo de la lucha libre mexicana, Santo, el Enmascarado de Plata, quien aquella tarde dijo adiós para siempre a los cuadriláteros.

Despedida de Santo
La hermosa panorámica publicada en la revista K.O., foto clásica capturada por Ricardo Vega Violante, autor del resto de las fotos en blanco y negro que ilustran esta nota (12 de septiembre de 1982).

Después de las dos anteriores funciones de despedida que organizara don Francisco Flores y su empresa, Promociones Mora –una en el Palacio de los Deportes y otra en la Arena México—el escenario para el telón final fue el histórico y ya desaparecido Toreo de Cuatro Caminos del Estado de México.

Despedida de Santo
Hijo del Santo coloca a su padre un cinturón, mandado a hacer como un presente especial (12 de septiembre de 1982).

Después de un prolongado homenaje, entrega de trofeos y reconocimientos al plateado por parte de aficionados, admiradores y autoridades tanto deportivas como civiles, El Profesor dirigió desde el micrófono unas palabras de despedida a toda la multitudinaria afición ahí reunida.

Despedida de Santo
Santo se despedía de sus miles de seguidores. Se cerraba el ciclo luchístico de una leyenda (12 de septiembre de 1982).

Santo estuvo aliado a su gran “Pareja Atómica” de más de tres décadas, Gori Guerrero; y unido también a los grandes ídolos enmascarados Huracán Ramírez y El Solitario. Esa cotizada escuadra se enfrentaría en relevos atómicos al gran Perro Aguayo y a quienes lo secundaron en sus tropelías de aquella tarde, Los Misioneros de la Muerte: Texano, Negro Navarro y El Signo.

Despedida de Santo
Fito Bonales fue el anunciador de la función. A su lado, Santo, Huracán Ramírez (de espaldas), Enrique Llanes, Gori Guerrero, El Solitario y el réferi Camarena (12 de septiembre de 1982).

En SÚPER LUCHAS #478 recordábamos lo acontecido en el combate:

View post on imgur.com

“De inmediato, el can y los Misioneros arremetieron contra los técnicos y los apalearon todo el tiempo. No fue sino hasta que el Perro, engolosinado en la felpa que le propinaba a Solitario, fue más allá y le arrancó la máscara, motivo por el cual los réferis decretaron la descalificación para el de Nochistlán y sus asociados.

Despedida de Santo
Signo y Negro Navarro no le tuvieron respeto al idolatrado Santo, comenzando de inmediato con las rudezas. (12 de septiembre de 1982).
Despedida de Santo
En un momento de reacción técnica, Santo derriba con una zancadilla al recordado Juan Conrado “El Texano”. (12 de septiembre de 1982).
Despedida de Santo
Perro Aguayo se lanzó con todo en este rodillazo al gran Gori (12 de septiembre de 1982).
Despedida de Santo
Signo y Texano no le tuvieron respeto al ave de las tempestades (12 de septiembre de 1982).

“En la segunda, hubo una reacción de los técnicos, lo que convirtió prácticamente en un manicomio al coso de Cuatro Caminos, y más aún cuando Santo y Gori, remembrando sus épocas de Pareja Atómica, les dieron con todo a sus rivales.

Despedida de Santo
Gori Guerrero no se achicaba. «¡De uno por uno!» exigía a sus rivales (12 de septiembre de 1982).

«Por su parte, Solitario mordió al Perro hasta hacerle sangrar, lo que enervó sobremanera al zacatecano, quien teniendo tremenda reacción, se fue sobre el Santo y le golpeó salvajemente, inclusive abajo del encordado, llegando al grado de tener una escaramuza con el Hijo del Santo, que se encontraba en calidad de espectador.

“Ya desbocado e incontenible, Aguayo no paró y fauleó al Santo, causando con ello la derrota de él y de su equipo, pues esa segunda caída también terminó en descalificación para los rudos, que todavía buscaban camorra por todos lados y se trenzaron con el mismo Enrique Llanes y su hijo Javier.

Despedida de Santo
El Solitario tuvo que lanzarse sobre Santo para cubrir con su cuerpo la lluvia de patadas (12 de septiembre de 1982).
Despedida de Santo
En la trifulca final se vieron envueltos Javier Llanes y su padre, don Enrique Llanes. Ambos retaron a Los Misioneros (12 de septiembre de 1982).

«Mientras tanto, Santo era llevado en hombros al vestidor, al tiempo que se escucharon las nostálgicas notas de Las Golondrinas”.

En el respaldo, en una lucha en australianos México vs. Japón, Canek, Fishman y Baby Face derrotaron a los orientales Gran Hamada, Riki Choshu y Kuniaki Kobayashi.

En el evento especial, se presentó la lucha también en australianos que fue ganada por la tercia de Enrique Vera, George Takano y Kiss a la que integraron Aníbal, Kahoz y Scorpio.

En lucha femenil en la que estuvo en disputa el Campeonato Mundial de aquella rama, reconocido por la UWA, la soberana Irma González retuvo el cetro ante su norteña retadora Lola González.

Despedida de Santo
Con un cangrejo, Irma González derrotó a su retadora, Lola González (12 de septiembre de 1982).

La histórica función se inició con el triunfo en lucha de relevos por la fraternal pareja de enmascarados Brazo de Oro y Brazo de Plata sobre la de los fieros Lobo Rubio y Black Terry.

Hablamos de