En julio de 2018, Brock Lesnar hizo una inesperada aparición en UFC. Esa noche, en la contienda estelar de UFC 226, Daniel Cormier derrotó a Stipe Miocic y se coronó como nuevo Campeón Mundial de Peso Completo.

Embed from Getty Images

Lesnar estaba ahí para retar a quien resultara vencedor. Tras la pelea, subió al octágono y encaró al nuevo monarca, abriendo así la puerta a un duelo entre ambos.

Dicho combate parecía inminente, en especial un mes después, cuando Roman Reigns venció a Lesnar y se convirtió en el Campeón Universal WWE. Todo indicaba que la era de la bestia en el imperio McMahon había terminado, y que su futuro sería volver a UFC.

Sin embargo, Reigns tuvo que dejar vacante el título debido a que recayó en la leucemia, así que Lesnar recuperó el título vacante en Crown Jewel, evento celebrado en Arabia Saudita el pasado noviembre.

Con ello, los planes para un regreso de Lesnar a UFC parecían esfumarse. Eso si es que en realidad el grandulón realmente pensó en irse a esa empresa, pues todo pudo ser para presionar a WWE por un nuevo contrato.

Daniel Cormier se ha quedado esperando por la pelea, pues en la actualidad no tiene retador para el cinturón. Y para lograr la atención de Lesnar, habló en tono de broma sobre lo que debería hacer. Esto durante la transmisión de UFC Fight Night en ESPN.

“Todavía no tengo una pelea programada, pero mis ojos están puestos en Brock Lesnar. Voy a tener que ir a la WrestleMania de WWE para hacer que pierda el título, así ya no tendría pretexto para no venir a UFC y así pueda darle una golpiza”.

De acuerdo a Dana White, Lesnar podría regresar a UFC en el verano, pero nada puede asegurarse, pues han pasado tres años desde su última pelea y en julio cumplirá 42 años.

Advertisements

Tagged: