NXT Takeover: Respect era un evento altamente esperado, no sólo porque allí se honraría la memoria del American Dream con las luchas finales del Dusty Rhodes Tag Team Classic, sino porque sería la primera vez que las mujeres estelarizarían un especial en vivo de WWE en toda su historia, pero Bayley y Sasha Banks hicieron historia por eso y más.

Este encuentro ya era histórico por tres motivos. Como se mencionó, es el primer evento estelar femenino de WWE; además es la primera lucha Iron Man en la que compiten luchadoras, y finalmente es desde ahora, y quizá por un buen tiempo, la lucha femenil más larga en la historia de WWE, récord que ostentaba desde 1973 Jan Sheridan & Joyce Grable vs Dottie Downs & Peggy Patterson con 20 minutos y 47 segundos, y que Bayley y Sasha tenían desde Brooklyn en categoría individual. Sin embargo, además de estos tres hechos, esta lucha podría ser recordada en adelante como la mejor lucha femenil en la historia de WWE.

La expectativas eran altas y aun así Bayley y Sasha Banks no decepcionaron. La primera caída fue para The Boss, que cubrió a la campeona tras picarle el ojo ilegalmente mientras bloqueaba la vista del árbitro. Sin embargo Bayley logró responder y empató el encuentro tras un Belly to Bayley Suplex. Fue entonces cuando Sasha demostró todo su talento como ruda, pues no sólo lanzó a Bayley contra la pantalla de LED y la dejó inhabilitada para regresar al ring, ganando otra caída, sino que hizo llorar a Izzy, la fan de Bayley tan querida por el NXT Universe. Los escalones fueron protagonistas y Sasha los utilizó para castigar fuertemente a su rival, quien sacó un paquetito de la nada y volvió a empatar el encuentro.

A partir de allí, con un 2-2 que indicaba empate, el encuentro llegó a su máximo punto pues cada luchadora dio todo de sí para quedarse con el prestigioso Campeonato Femenil de NXT. Los escalones siguieron jugando un papel importante y ambas fueron víctimas de ellos. Bayley se encontraba realmente agotada y lastimada, mientras que Sasha tenía su mano izquierda como punto débil. Sasha copió el Belly to Bayley, Bayley usó la Bayleycanrana y el letal Bank Statement fue un arma de The Boss, pero ninguna pudo obtener la tercera caída. Finalmente, Bayley atrapó a Sasha en un candado al brazo mientras pateaba su cabeza, lo que obligó a la retadora a rendirse cuando quedaba menos de un segundo para que la lucha terminara.

Al acabar, Bayley y Sasha Banks se dieron cuenta de que el roster de NXT las esperaba en la rampa y que Triple H, COO de WWE y mente tras el concepto, y William Regal, Gerente General de NXT, tenían ramos de flores preparadas para ellas, las artífices de la verdadera revolución de divas.

El público de NXT, sus compañeros del roster y los entrenadores del Performance Center, en especial Sara Amatto, aplaudieron a las dos competidoras que dieron todo de sí en un encuentro que será recordado por mucho tiempo.

¿Qué opinan? ¿Les gustó la lucha? ¿Creen que realmente haya sido el mejor encuentro femenil en la historia de WWE?

Advertisements
Anuncios
Hablamos de