En un momento en que la programación de WWE era muy criticada, la «Firefly Fun House» supo ganarse el interés de la afición y rápidamente se convirtió en uno, sino en el segmento más esperado de cada semana por la audiencia. Ya finalizado el ciclo «para niños», el eje siguió puesto en Bray Wyatt, quien continuó llamando la atención de propios y extraños con su característico álter ego demoníaco, posicionándose nuevamente entre las Superestrellas más populares en términos generales.

WWE

The Fiend, «El Demonio» en su traducción al español, le ha devuelto al ex Campeón WWE a tierra sagrada. No obstante, parece que todavía no hemos visto todo lo que este nuevo personaje tiene que para ofrecernos.

Los cerebros detrás de The Fiend y FFH


Para quienes no tenían el dato, la nueva máscara de The Fiend fue diseñada por el legendario diseñador de máscaras e icono del mundo del terror, Tom Savini, que trabajó en películas como «Viernes 13», «Dawn of the Death» y también ideó la última máscara del cantante de Slipknot, Corey Taylor (un gran aficionado de la lucha libre). Para ello puso como principal encargado a su colaborador Jason Baker, con quien Wyatt desarrolló Firefly… Y en una reciente entrevista con Gamespot, éste habló del proceso y reveló que aún hay más por desvelar, entre otras cosas:

«Tom Savini ha estado trabajando con WWE por casi diez años, ya. Tenemos una gran relación con ellos. Coordinamos con los luchadores para ver lo que quieren, así que pasamos mucho rato con ellos al teléfono.

Entre las Superestrellas con las que se colaboraron Savini y su equipo en los últimos años se encuentran Harper, Kalisto, Rowan, Triple H, Stephanie McMahon y muchas más. Con Wyatt en concreto, ayudaron a darle forma a su máscara, los personajes del show, el set del programa y la linterna que luego se convertiría en meme. Personalmente, Baker también fue productor del show:

Bray Wyatt en la Firefly Fun House.
Bray Wyatt en la Firefly Fun House.

«Firefly Fun House ha consumido mi vida, y me la he pasado de maravilla haciéndola. Es como un sueño hecho realidad. Todo ha sido el ‘bebé’ de Bray. Él tuvo todas esas ideas y nosotros nos encargamos del concepto del arte. A Bray no le convenció del todo, así que contratamos a un artista llamado Kyle Scarborough, de San Louis. Esos sketches fueron asombrosos, así que tomamos algunos y los llevamos a la vida».

Respecto a la máscara en sí, Baker explicó que no todo está pensado en cómo debe lucir, sino también en la comodidad y la efectividad de su uso:

«Habían algunos buenos folletos de diseño, pero le pusimos nuestro toque. Todo se reduce al esculpido, la logística y la comodidad. Si este tipo debe usar la máscara mientras le patea el trasero a otro, debería poder tener una buena visión y debería calzarle bien».

La máscara y la linterna original


Baker afirmó «tener una idea» sobre hacia dónde se dirige la historia con Firefly…, pero no quiso dar demasiados detalles. Así prosiguió:

«No puedo hablar mucho sobre eso, va más allá de lo que me toca. E incluso si lo hiciera, perdería toda su magia. ¿Quieres que te diga lo que vas a recibir en Navidad o prefieres esperar a tus amigos para abrir los regalos? Se trata de esperar cada semana y esperar a ver qué pasa. Eso sí, necesitan seguir viéndolo porque todavía no lo han visto todo. Si creen que esto es lo mejor que ha sucedido en mucho tiempo, simplemente sigan viéndolo. Les volará la cabeza».

A continuación algunos de los folletos presentados por Scarborough y cómo iba a lucir la máscara original y la linterna/cabeza —que terminarían recibiendo pequeños retoques a posteriori—, como ya lo enseñamos hace unos meses, y de cómo mucho se basó el diseño en el Joker original o en Pagano:

«De concepto a realidad. Desde el primer día en el que se me pidió que diseñara la máscara de Bray Wyatt hasta el trabajo con Jason Baker y su equipo no sólo para la máscara, sino también para las marionetas y la parte de filmación, he estado en deuda. Todavía no hemos terminado».

«Honestamente, no pensé que esto iba a aparecer en televisión con WWE, pero fue más aterrador de lo que pensé que fuera posible. Los ojos cosidos en lugar de las luces… qué buen momento para ser un fan de lucha libre».

Advertisements
Anuncios
Hablamos de