El 5 de febrero de 1984, Santo, el Enmascarado de Plata, participaba en un sketch cómico junto a Alfredo “El Pelón” Solares cuando comenzó a sentir dolores en el brazo izquierdo y el pecho. Luego de terminar la segunda función en el Teatro Blanquita fue llevado al hospital. Pero fue demasiado tarde, un infarto masivo al miocardio terminó con la vida del ídolo.

Santo nació en Tulancingo, Hidalgo, el 23 de septiembre de 1917, y fue registrado como Rodolfo Guzmán Huerta, pero el personaje se gestó años más tarde, cuando su familia se mudó al centro histórico del Distrito Federal y él comenzó a practicar béisbol, fútbol americano y posteriormente Jiujitsu y lucha grecorromana.

Cuadro donado por Víctor Guzmán al Museo del Santo / SuperLuchas.com

Así, el físico del portador del personaje más conocido de la lucha libre a nivel mundial estaba preparado para la siguiente etapa. En 1934 comenzó a entrenar lucha libre junto a sus hermanos, uno de ellos sería conocido como El Pantera Negra y el otro como Black Guzmán.

Él en cambio probó con muchos más nombres: Rudy Guzmán, El Hombre Rojo, El Enmascarado, El Incógnito, El Demonio Negro, y El Murciélago Enmascarado II. Con este último nombre fue que perdió una máscara ante Bobby Arreola. El nombre, por otra parte, le fue retirado en 1938 por la Comisión de Box y Lucha Libre del DF, debido a un reclamo por parte del Murciélago Velázquez.

Fue hasta 1942 cuando tomó el nombre de Santo. La leyenda dice que el programador de la Empresa Mexicana de Lucha Libre, Jesús Lomelí, le dio a elegir entre tres nombres: El Santo, El Diablo, o El Ángel, pero esa historia es seguramente apócrifa, pues el nombre de Santo está basado en el clásico personaje de The Saint, una serie de libros que comenzó a publicar el escritor Leslie Chartens a partir de 1928.

José Luis Valero Meré en su libro “El Santo, historia de una máscara”, narra el encuentro en el que Santo recibió el nombre de Lomelí, que habría sido dos años antes, en 1940, cuando quería comenzar una temporada en el Frontón México.

— ¿Y ahora cómo, don Jesús?.

— Con el nombre de Santo.

“Yo le sonreí. Me le quedé viendo incrédulamente” dice el legendario Enmascarado de Plata, mientras en sus labios pronunciaba “Santo”. Y mueve la cabeza y la balancea de un lado a otro… “Sí, es un buen nombre…”

— Y siendo rudo, mejor —completó don Jesús

Pero fue hasta un par de años después, el 26 de abril de 1942, cuando debutó el nuevo personaje en la antigua Arena México. Santo, en contraste con su nombre, era un personaje rudo

Una década después, en 1952, sucedería el verdadero despegue de Santo, cuando el artista y editor José G. Cruz lanzó una historieta basada en Santo, a la que añadió el subtítulo «El Enmascarado de Plata». En ella, Santo fue más allá de los cuadriláteros para convertirse en defensor de los desvalidos, peleando contra fuerzas del mal terrenas y sobrenaturales. Esta historieta fue la que elevó a Santo a la categoría de héroe.

Representación de la historieta Santo el enmascarado de plata. Museo del Santo.

En 1958, Fernando Osés, luchador y actor español, invitó a El Santo a trabajar en el cine. El propio Osés junto a Enrique Zambrano escribieron libretos de sus dos primeras películas: Santo contra Cerebro del Mal y Santo contra Hombres Infernales. Bajo la dirección de Joselito Rodríguez, ambas fueron un éxito comercial, lo que terminó por encumbrar al personaje. En total, participó en 52 películas como protagonista, que se exportaron a toda América Latina, Europa y Medio Oriente.

Sobre el ring se mantuvo por 40 años sin perder la tapa, y fue Campeón Nacional de Peso Medio, Campeón de Parejas de la Arena México (junto a Rayo de Jalisco) y Campeón Nacional de Peso Welter, así como Campeón Mundial de Peso Welter NWA y Campeón Mundial de Peso Medio NWA.

El 12 de septiembre de 1982 se llevó a cabo la lucha del retiro para el ídolo. En esa ocasión el enmascarado de plata hizo equipo con Gori Guerrero, Huracán Ramírez y El Solitario. Enfrente tenía al Perro Aguayo y Los Misioneros de la Muerte, quienes le despidieron de los cuadriláteros amargamente. Fue en ese encuentro que sufrió su primer infarto.

En un día como hoy… 1982: La última lucha — Santo, el Enmascarado de Plata, dice adiós a los cuadriláteros

El 6 de febrero de 1984 Santo fue sepultado en el cementerio Mausoleos del Ángel. Más de 10 mil personas que fueron a despedirlo. Black Shadow y Blue Demon, dos de sus acérrimos contrincantes, participaron cargando el féretro.

Advertisements