Con la revolución de las Divas, las damas luchadoras de WWE han dejado de ser sólo el relleno. Las luchas de dos minutos han dado paso a sólidos combates que incluso ocupan dos segmentos entre comerciales durante la transmisión de Monday Night Raw.

Este logro fue posible gracias al deseo mostrado por los aficionados para que las Divas tuvieran una oportunidad. La oportunidad fue concedida, y los encuentros no han tenido pierde, mientras que la rivalidad de las facciones Team Bella, BAD y PCB ha sido interesante.

Sin embargo, la noche de ayer, el público de Minneapolis pedía ver a Brock Lesnar mientras se desarrollaba una lucha de Divas, una actitud que podría dar la razón al sector de ejecutivos de WWE que prefiere que las luchadoras sean sólo atractivo visual.

La situación fue criticada por Mick Foley, quien en su página de Facebook afirma que a la revolución de las Divas le hace falta un manifiesto que ancle su calidad luchística en la percepción de los aficionados de manera definitiva:

Stephanie McMahon hizo un gran trabajo al dar la patada de salida a la Divas Revolutionel 13 de julio. Realmente fue un gran trabajo, porque dio una introducción genial, muy sentida, a tres de las más brillantes estrellas en el horizonte de WWE: Charlotte, Becky Lynch y Sasha Banks. Fue una noche que literalmente me inundó los ojos con lágrimas de alegría.

“¿Entonces por qué, cinco semanas después, esas lágrimas de alegría han sido remplazadas por enojo y vergüenza al escuchar cánticos de ‘We want Lesnar’ durante la lucha entre Banks y Nikki Bella?

“Necesitamos un pipebomb por parte de las mujeres, así de simple. Stephanie pudo haber dado la patada de salida a la revolución, pero necesitamos a una Diva, a una mujer, a una competidora, que tome el balón y que corra con él. No podemos sólo OBSERVAR gradualmente la revolución. No nos pueden EXPLICAR la revolución. Necesitamos que una de las participantes nos haga SENTIRLA.

“NECESITAMOS esa promo que capture perfectamente el tiempo y lugar, el orgullo y la pasión de esta revolución. NECESITAMOS una bomba como la que soltó CM Punk. NECESITAMOS ese momento estilo ‘Austin 3:16 says I just whipped your ass!’; algo como ese promo ‘Hard Times’ de Dusty Rhodes.Punk

austin316
Hard Times

 

«Algo que pegue como martillo para que hasta los más densos y ebrios miembros del Universo WWE se den cuenta de que los tiempos han cambiado, y que sepan que los cánticos para cualquiera —hasta por un héroe local que regresa, como Brock Lesnar—mientras las mujeres se están partiendo la cara para entretenerlos, no es sólo una falta de respeto, sino también algo inaceptable.

“Como un aficionado a la lucha libre, me sentí avergonzado. Como amigo de las dos participantes en esa lucha, me dolió. En mis días de luchador, a veces me guardaba esos sentimientos de vergüenza y dolor, y los dejaba salir en un promo. A veces esos promos eran efectivos; en algunos casos hasta se volvieron icónicos. Ni una sola vez sentí que esos promos hubieran sido mejores si los hubiera escrito un comité.

“Sé que los tiempos han cambiado, y que los días en los que se enviaba a un Superestrella hacia el ring con sólo un micrófono y con la creencia bien plantada en la importancia del mensaje, han terminado. ¿Pero por qué no arriesgarse y dejar que una de las mujeres camine hacia el ring con esa misma oportunidad que a mí me dieron? Con la misma oportunidad que le dieron a Punk, a Austin, a Dusty, a Flair, a Funk y a muchos otros maestros del micrófono, que nos ganaron con su pasión, aunque no dieran un comino por la gramática, la estructura de la oración, ni réplicas ingeniosas o bromas de ida y vuelta.

“A John Cena le dieron el balón anoche, y lo tomó para ir por el touchdown. Heyman es casi alguien de otro mundo en su nivel de micrófono. Honestamente no sé si alguna de las mujeres pueda lograr algo con la efectividad de un Cena o un Heyman, pero merecen la oportunidad de intentarlo. Todo lo que digo es #GiveDivasaChance.

“Hasta este día recuerdo la letra de una canción de David Allen Coe, de 1983, llamada ‘The Ride’, pues fue una de las fuerzas motivadoras de mi carrera. Dean Ambrose hasta la citó hace un par de años. Se me pone la piel de gallina cada vez que la escucho, o incluso cuando la leo.

Él dijo: ‘Vagabundo, ¿puedes hacer que la gente llore cuando tocas y cantas?
¿Pagaste tus cuotas, puedes gemir el blues?
¿Puedes doblar las cuerdas de la guitarra? ‘

Él dijo: ‘Muchacho, ¿puedes hacer que la gente sienta lo que tú sientes por dentro?
Porque si quieres ser una gran estrella, permíteme advertirte, es un largo y duro trayecto’.

Quizá el outlaw country ochentero no va a inspirar a cada luchador de la manera en que me inspiró a mí… O a Ambrose, y posiblemente a algunos otros. Pero le recomiendo a las mujeres que encuentren lo que sea que les inspire, porque eso las pondrá listas cuando les pidan que expliquen lo significativo de este momento en el tiempo.

“Hagan lo que sea que esté a su alcance para que tengan la bomba a su disposición. Al final, hacer que la gente sienta lo que uno siente por dentro es todo de lo que se trata este negocio.

“Sólo recuerden, es un largo y duro trayecto”.

Hablamos de