Después de dos combates televisados, pareciera que Andrade “Cien” Almas no ha logrado hacer click con el público, al menos con el de la Full Sail University, pues en los reportes de sus luchas no televisadas en otros locales, la respuesta ha sido positiva.

Ya sea que se deba a que los fans de Full Sail son ciertamente odiosos o a que Florida es un estado mayoritariamente de filiación republicana (léase, conservadora y potencialmente racista), el hecho es que la estancia del ex Sombra en NXT podría no ser un paseo por el parque.

Como muestra está su segunda batalla con Tye Dillinger, en la que el público reacciona hacia él como si de Eva Marie se tratase.

Esto es lo que escribió al respecto Dave Meltzer en la más reciente edición del boletín Wrestling Observer:

“El muy promovido debut de Sombra, ahora Andrade ‘Cien’ Almas, no fue un fiasco, pero Tye Dillinger lo opacó completamente. Aunque es talentoso y tiene un buen físico, realmente no fue visto como una estrella, a pesar de hacer el detalle del doble moonsault y algunos movimientos acrobáticos.

«El problema es que el público lo recibió como alguien de primeras luchas, a pesar de que luce como un tipo que no sólo puede estar en el elenco principal, sino ser una estrella allí».

Meltzer también habló de lo dicho por Triple H después de NXT TakeOver: The End:

“Dijo que no entiende por qué alguien querría enmascarar a Andrade, pues hubo una buena reacción de las mujeres en el público. Debió haber revisado en video las reacciones de las mujeres hacia Sombra, las cuales eran literalmente diez veces más grandes. Realmente fue algo tonto decir eso.

“Pero Almas se ve como alguien con un límite mucho más bajo que el que tenía como Sombra en Japón, alguien que en México era el principal luchador joven de la compañía. Pienso que el problema con él es que es bien parecido, y WWE está casada con la idea de que si es bien parecido, para qué enmascararlo.

“Supongo que no toman en cuenta casos como los de Mil Máscaras o Dos Caras en su juventud, pero especialmente el primero, donde se puede ver cómo un luchador con una máscara y un vestuario colorido tiene un techo mucho más alto que un tipo guapo genérico”.

Hablamos de