En las últimas semanas, al tiempo que construye una carrera como actor de cine y televisión, Damien Sandow ha estado hablando sobre muchas cosas relacionadas con su tiempo en WWE. Con momentos buenos y malos, el ex luchador vivió seis años en esta empresa y es por lo que es reconocido mundialmente.

Damien Sandow recuerda las tres alianzas que tuvo en WWE

Parece que todo lo que no declaró después de su salida del imperio McMahon lo está diciendo ahora. Recientemente, el podcast The Two Man Power Trip of Wrestling dio la bienvenida a Sandow, que no dudó en responder a todas las cuestiones que le plantearon sobre WWE.

El origen de su nombre

«Para mí y para mucha gente, cuando escuchamos ‘Damien Sandow’ enseguida nos viene a la cabeza ‘Salvador Intelectual’. La túnica, el micrófono y todo relacionado con ese personaje. Pero no recuerdo de dónde vino el nombre«.

Primeros días en la empresa

«No sabía que iba a tener ese personaje hasta el segundo día después de llegar. Hablé con WWE y entonces supe que iba a ser el ‘Salvador Intelectual’. Así que pensé que tenía que aumentar mi vocabulario y comenzar a actual de manera inteligente».

Cuando decidió irse

«Me dijeron que veríamos lo que podíamos hacer pero nunca me respondieron, y sí lo hicieron con los demás. Para mí el momento en que decidí que iba a irme fue en el Rumble de WrestleMania. Miz y yo hicimos lo nuestro y estaba a punto de lanzarme sobre él y todos sabían que iba a hacerlo. Me tomé un momento para mirar a mi alrededor y pensé: ‘Vaya’. Me sorprendió la reacción de las 80,000 personas. Hay tipos que siempre buscan esa reacción y no la consiguen. Eso era todo lo que necesitaba.

«Cambió algo dentro de mí porque sentí que ya no necesitaba buscar la aceptación de nadie. Fue cómo si me diera cuenta de que había algo más en la vida que eso. Y agradezco a WWE por las oportunidades, como a cualquier otra empresa que me contrató. Esa fue la primera vez que no me importó no haber ganado un Campeonato Mundial o no ser el ‘mejor luchador’. Eso consolidó todo por lo que había trabajado y me sentí bien conmigo mismo. Cuando estás bien por dentro no necesitas un pedazo de cuero y lata para nada».

Advertisements
Anuncios
Hablamos de