Una máscara de leyenda

El cuadrilátero mexicano ha entregado muchas leyendas que son reconocidas en lo largo y ancho del globo terráqueo. Desde el Cavernario Galindo hasta el mismo Hijo del Santo, no había existido un luchador que creara una conexión tan profunda con el público como el Dr. Wagner Jr.

Hosco. Un hombre técnico desde su rudeza. Un luchador enigmático que cautivo a propios y extraños, hoy, ha perdido el tesoro más importante del luchador mexicano: su máscara. El halo de misterio que envuelve al luchador cayó de una forma épica como solo los grandes pueden hacerlo: con una lucha impresionante que dejo imágenes plasmadas en nuestra memoria de una forma magistral.

Hoy. México no pierde un luchador. Hoy. México gana una nueva leyenda dentro del grandioso y multicolorido mundo de la lucha libre mexicana. Hoy. El Dr Wagner Jr. anota con letras de oro su nombre desde el trazo de una máscara que se convirtió en un legado, una leyenda, un verdadero titan.

Hoy, aquí en su casa y con su gente, se le respeta.

Hasta la próxima.

Advertisements
Hablamos de