Magnus fue por mucho tiempo uno de los principales luchadores con los que contó TNA, hasta el momento en que empezaron los problemas económicos que condujeron a la salida de talentos, agentes, personal de oficina entre otros.

Magnus había dejado TNA en medio de su crisis financiera en 2015. Regresó a la empresa como resultado de la fusión de GFW-Impact, pero no se quedó con ellos por mucho tiempo y se fue una vez más en mayo de este año.

El esposo de Mickie James recientemente tuvo una entrevista con CLICKON Sports donde, entre otras cosas, también reveló por qué no volvió a firmar con la compañía:
"El modelo de negocio era vulnerable. Tenían un contrato importante con Spike TV, y la gran vulnerabilidad era que si esa relación terminaba, sabíamos que no iba a ser posible seguir. Estuve a salvo durante otro año porque tenía un contrato garantizado, y como dije cuando esto expire, vamos por caminos separados".
La lucha en el futuro:
"No estoy diciendo que la lucha libre esté en segundo plano, pero no voy a ir a caer por dinero, en especial porque tengo que dirigir negocios y tengo que cuidar a mi hijo. Pero si surge una oportunidad, ahí estaré".
Hablamos de