El pasado viernes 16 de septiembre se llevó a cabo la función del Consejo Mundial de Lucha Libre donde se rindió justo tributo a grandes glorias de antaño. Bajo el nombre de Leyendas Mexicana, mucha gente se dio cita en la Arena México para casi llenar el cupo del inmueble de la Doctores, siendo una entrada tan buena como la de dos semanas antes para la función de Aniversario, contribuyó mucho que los precios no fueran tan elevados y que en la Ciudad se disfrutaba de un puente vacacional bastante extenso por las fiestas patrias.

El cartel sirvió para que, en la lucha inicial, debutaran formalmente con el Consejo dos gladiadoras: Metálica (antes conocida como Felina Metálica, forjada en la Arena López Mateos, y que en el circuito independiente lograra hacerse de un nombre en diferentes empresas por los últimos seis años), y La Jarochita, quién ya había debutado en la Arena México con la Liga Elite, y que saliera de Veracruz para el mundo cuando ganó la versión 2012 de Quién pinta para la Corona que Triple A organizó, y aunque militó en esa empresa, prácticamente pasó desapercibida, refugiándose en el terreno independiente hasta que Elite le diera oportunidad de alternar con las grandes figuras del Consejo.

Ambas hicieron equipo con Amapola enfrentándose Sanely, Estrellita y Marcela. La lucha sirvió para prender a la gente, mientras que otra gran parte de la afición tomaba asiento. Las debutantes no lucieron mal, aunque hubo nervios notorios. El final se lo llevaron las técnicas cuando Marcela se impuso con una brutal lanza de rodillas a La Jarochita.

La segunda lucha fue ya de leyendas, de hecho de puras glorias de El Toreo: Mano Negra acompañó a los Cadetes del Espacio, Solar y Súper Astro, mientras que los oponentes fueron Kahoz, Blue Panther y Negro Navarro. La lucha tuvo sus claroscuros, aunque era evidente que todos no están en la mejor edad para gladiar, los momentos en que Blue Panther, Mano Negra, Solar y Negro Navarro se topaban entre sí sacaron a flote el encuentro. Súper Astro no alcanzó a hacer su famosa finta del tigre (la que convirtiera Rey Mysterio en el 619), Kahoz se mostró voluntarioso pero lento, aunque irónicamente, logró sacarle la rendición al rey de las mil llaves, Solar, con un tirabuzón durante la caída intermedia.

Para la decisiva, tras dos vuelos de Astro y Panther sobre Kahoz y Mano Negra, el propio Solar repetía su ya eterna rivalidad contra Negro Navarro, siendo éste el que se impuso llevándose la victoria. Al final la gente premió con algo de dinero el trabajo de los veteranos, mientras que el comisionado en turno, y compañero de generación de todos los gladiadores, José Luis "Rambo" Mendieta discutió un poco para que todos los gladiadores que habían perdido la máscara se despojaran de ella en el ring, lo consiguió y de pasó se tomó fotos con sus compañeros de generación.

 

Otra lucha de veteranos siguió a continuación, una que se esperaba por la polémica que había generado por la decisión del Presidente de la Comisión de Lucha Libre de la Ciudad de México, de tomar parte en el cartel, violentando los propios estatutos del organismo. El Fantasma apareció tras más de veinte años de no tomar parte activa en una función dentro de la Arena México, y fue muy peculiar el tema de presentación que escogió para este magno evento, de los Tigres del Norte, el Jefe de Jefes, sí, la misma canción que dice: "Y no pienso dejarles el puesto donde yo me la paso ordeñando.", hizo equipo con Máscara Sagrada y Atlantis para enfrentarse a Fuerza Guerrera, Negro Casas y El Satánico.

La lucha tuvo un buen nivel, salvo por Máscara Sagrada, quien recibió bastantes críticas de la afición al cometer varias equivocaciones durante su accionar, pero claro la afición se volvía loca cada vez que Atlantis volvía a estar frente de El Satánico o de Fuerza Guerrera, también Negro Casas y el propio Fantasma contribuyeron a que la lucha fuera bastante amena. Al final, con estrella de Sagrada y Fantasma a Satánico y Guerrera, coronándose con tapatía de Atlantis al Negro Casas, los técnicos se llevaron la victoria.

 

La que pudo haber sido la última lucha de Máscara Dorada en la Arena México no se dio, pues el gladiador no apareció, aunque después por sus redes sociales aseguró que mañana martes sí cumplirá su fecha en la Arena Coliseo de Occidente. Así, Valiente salió a suplirlo en el match relámpago para enfrentarse a Bárbaro Cavernario. La lucha fue buena y gran sector de la afición no notó el cambio. El final quedó en entredicho pues Valiente conectó tremendo castigo a Cavernario, poniéndole las espaldas planas y comenzando a celebrar el triunfo cuando la cuenta sólo iba en dos. Sin embargo, el réferi en turno, El Tirantes avaló la victoria para Valiente.

Era turno de la batalla semifinal, Los Ingobernables (Rey Escorpión, Pierroth y Rush) llegaron acompañados de su versión mini (Pequeño Pierroth y Pequeño Violencia) para enfrentarse a Último Guerrero, Euforia y Matt Taven. Siendo éste junto a Rush los que cargaron con el peso de la contienda, demostrando que ambos están en uno de los mejores momentos de su carrera. Al final, Taven logró imponerse con ayuda de las cuerdas. Quedando todo listo para un encuentro mano a mano éste próximo viernes.

 

La lucha estelar llegaba, eran presentados primero Dos Caras, Canek y Rayo de Jalisco, quien renovado se mostró en estupenda condición física y la gente se le entregó como cuando el gladiador tapatío llenaba la México cada ocho días a finales de los ochentas y buena parte de los noventas. Sus rivales no podían ser otros, los mismísimos hermanos Dinamita: Cien Caras, Máscara Año 2000 y Universo 2000.

Fue extraño su ingreso al ring, pues no salieron con la canción que todos recordabamos, "Traigo la sangre caliente, no me la puedo apagar...", salieron en cambio con una pieza de música grupera cantada en vivo por el propio Máscara Año 2000. La lucha no tuvo mucho que comentarse, tanto Cien Caras y Universo se encuentran en pésima condición física, sin embargo, el ataque en equipo, el colmillo de los rufianes y la nostalgia que predominó durante toda la función hizo que la arena vibrara durante todo el encuentro. Al final, el triunfo fue para Rayo, Canek y Dos Caras.

 

En términos generales podemos decir que la función fue buena y sirvió para que muchas familias pudieran mostrarles a las nuevas generaciones a varios de los gladiadores con los que crecieron y admiraron. También sirvió para hacerle justicia a aquel viejo adagio "El que tuvo retuvo" (con sus deshonrosas excepciones). El hilo de nostalgia sirvió para hacer una buena entrada, donde los elementos actuales de la empresa luchística más antigua del mundo también lucieron.

 

 

Hablamos de