Muy pocas veces en la lucha libre la línea entre realidad y ficción se rompe de tal manera, el 27 de junio de 2011 fue una de esas ocasiones.

La lucha libre es un espectáculo deportivo de naturaleza predeterminada. Lo que vemos en la pantalla o en vivo en las arenas es producto tanto del trabajo libre de los atletas en el ring como de las decisiones que se toman tras bastidores respecto a su manejo. Los aficionados que han vivido este deporte por años han aprendido a entender este proceso como natural, y tras empezar como todo primerizo preguntando si tal o cual lucha es «real» o «arreglada», han terminado por adquirir algo similar a ese «doblepensar» de George Orwell que les permite disfrutar y «creer» la historia que se cuenta en el ring mientras se conoce también todo el juego político y económico que ocurre tras bambalinas.

No obstante, cuando CM Punk tomó el micrófono el 27 de junio de 2011, este sistema falló. La realidad no se pudo separar de la ficción y hasta hoy para muchos persiste la pregunta ¿qué tan real fue la pipebomb de CM Punk?

El oriundo de Chicago («Chicago Made» como lo llaman algunos) no es una persona particularmente abierta hacia los demás, y mientras otros tienen una historia bien documentada a base de entrevistas, podcasts y libros que ellos mismos escribieron, para CM Punk hay casi que una única gran fuente, el DVD «CM Punk: Best in the World», producido por WWE en 2012. Allí, cerca al final de la que hasta ese entonces era su historia, CM Punk y otros personajes cercanos relatan los pormenores de este momento definitorio en su carrera.

CM Punk: Best in the World - WWE DVD

La relación entre CM Punk y WWE nunca fue de tipo idílico, desde su llegada al territorio de desarrollo – OVW en ese entonces – el luchador tuvo un difícil camino que empezó por la falta de confianza hacia él a causa de su imagen y que fue mejorando poco a poco, pero que siempre, hasta ese momento, estuvo marcada por el mal manejo y la falta de oportunidades.

Era el tipo más cabreado del planeta. El nivel de frustración era un 10, quizá un 11. No creo que hubiera nadie en la compañía más cabreado y más justificado, en mi opinión, por supuesto.

Puedo detallar tantas cosas distintas, tantos golpes que rompieron la espalda del camello proverbial, pero una grande fue [The] Miz estando en el evento estelar de WrestleMania. No había un mejor chico malo en el negocio que yo y ver que a alguien, literalmente, simplemente se le da esto (…) simplemente no lo entendía. Fue una bofetada en la cara monumental para alguien que tiene tanto orgullo como yo (…).

Para mí no había ninguna validación para eso. No era porque él trabajara más duro que yo, no era porque se viera mejor que yo, o porque fuera un mejor chico malo. Nadie pudo darme ninguna buena razón de por qué yo estaba, una vez más, en el asiento de atrás.

Embed from Getty Images

La frustración de Punk era real, de hecho WWE había estado intentando acordar con él una nueva extensión de contrato – de alrededor de dos años de duración – pero el luchador no había hecho más que evitarlos durante casi un año.

La cuenta regresiva de CM Punk estaba llegando a cero y Michael Hayes se acercó para intentar convencerlo. El Chicago Made le expresó sus inquietudes:

Realmente no me quiero ir de aquí, simplemente no me gusta como son las cosas. Quiero ver un cambio.

Las cosas no iban por buen camino, pero aun así se convirtió en el contendiente #1 al Campeonato WWE, tras vencer a Rey Mysterio y Alberto del Río en una triple amenaza. La idea de los creativos era usar la salida real de CM Punk como parte de una historia, pero en ese punto era poco lo que le importaba, lo único que quería era irse a casa.

Cuando me dijeron que iban a hacer una historia acerca de eso, acerca de que me estaba yendo, les dije «hagan lo que quieran.» Yo ya veía la luz al final del túnel y si querían que hiciera eso en televisión y dijera «me voy», estaba bien para mí, lo hacía más real. Así que cada vez que me vieron tomar un micrófono, era 100% yo.

http://gty.im/128372785

La decisión ya estaba tomada, apenas faltaban unas pocas semanas para que CM Punk terminara sus fechas con WWE, su contrato estaba a punto de finalizar y después de él tenía una extensión de 2 días que le permitiría luchar en Money in the Bank, eso sería todo.

¿El mejor Money in the Bank de la historia? – Recordamos Money in the Bank 2011

De pronto, el 27 de junio, el equipo creativo tuvo un brote de genialidad que marcaría el futuro de WWE.

Creo que era mi antepenúltima [aparición en] televisión. Entré y uno de los escritores se me acercó con una gran sonrisa y me dijo: «Vas a amar esto, van a darte el micrófono y quieren escuchar tus quejas.» Lo mire y le dije «Seguro no estás hablando en serio.»

Recapitulemos. CM Punk llegó a un OVW donde sólo Paul Heyman confiaba en él. Luego llegó a una ECW en la que su gran momento fue desperdiciado en el infame December to Dismember. Se quedó sin Heyman y, aunque ganó el maletín Money in the Bank, fue usado como campeón transitorio. Su segundo maletín le permitió renovarse, pero la Straight Edge Society fue groseramente desperdiciada. Se le puso como líder de un Nexus que ya había sido arruinado. Sus amigos eran desperdiciados o habían sido despedidos.

Toda esta frustración acumulada. Media década de triunfos amargos, de ser dejado atrás cuando otros recibían oportunidades injustificadas, todo eso explotó el 27 de junio de 2011, cuando irrumpió en la lucha estelar de Monday Night Raw.

Prácticamente cada línea de esta promo – que posteriormente sería conocida como la «Pipebomb» – fue revolucionaria. Se habló de la muerte de Vince McMahon, se atacó a Hulk Hogan y The Rock, se mencionó a Paul Heyman y Brock Lesnar, quienes habían abandonado la compañía y todavía no regresaban, e incluso de mencionó a NJPW y ROH en una época en la que WWE todavía tenía la idea de hacer creer a su público que eran la única empresa importante de lucha libre en el mundo. Se atrevió a usar la palabra «wrestler» en contra del criticado «entertainer» de Vince.

Quizá en el presente se pierda la perspectiva. En las últimas semanas se ha mencionado a NJPW, ROH y PWG sin mayor problema, se hacen tratos con UFC y se traen luchadores de todo el mundo. Eso no era así en 2011. Tampoco se rompía el cuarto muro. La realidad estaba bien dividida de la ficción. Ahora WWE Network nos muestra el proceso de desarrollo de luchadores del Performance Center en Breaking Ground o la dura y conmovedora recuperación del rudo Seth Rollins en WWE 24, pero todo eso es reciente.

http://gty.im/131076683

No se sabe cual fue la reacción de Vince McMahon en ese momento, pero para los compañeros de Punk, quienes compartían el vestidor con él, fue como una voz que hablaba por ellos. En ese momento, CM Punk fue realmente «la voz de los que no tiene voz.»

CM Punk inició un cambio que todavía hoy se siente. Ninguna Superestrella había usado el micrófono para dar tal vuelco a su carrera desde Stone Cold Steve Austin y su 3:16. Probablemente pase mucho antes de que otra superestrella lo vuelva a hacer.

Con esta promo, CM Punk realmente hizo un cambio, y aunque sus acciones recientes le han hecho ganarse calificativos como «cobarde», «rencoroso», «malagradecido» o peores, nada puede estar más alejado de esto que la descripción de Daniel Bryan hace de él:

Hay muchas personas que sólo hacen esto por el dinero. Hay chicos que se esconden esperando que no los escojan para una lucha en Superstars porque sólo les gusta relajarse y ganar dinero sin hacer nada. Punk no es uno de esos tipos. Él quiere ser el tipo que está en luchas de 30 minutos. Quiere ser el tipo al que todos buscan por consejo, por guía. Él quiere ser el tipo que es el líder.

http://gty.im/133305339

Finalmente CM Punk decidió que para su revolución necesitaba estar en WWE y así fue, lo logró, realmente cambió las cosas. Sin CM Punk y su pipebomb no hubiéramos tenido a Daniel Bryan, no tendríamos NXT, ni a AJ Styles, Finn Bálor, Shinsuke Nakamura, Sami Zayn o Kevin Owens.

5 años de Money in the Bank 2011, el PPV que pudo cambiarlo (casi) todo en WWE

La WWE actual, esta Nueva Era – o IWC Era – es un legado de CM Punk. Sus frustraciones con la compañía resurgieron de la peor manera y lo terminaron alejando de manera abrupta de la lucha libre, pero en su momento, él hizo el cambio que estamos viviendo.

Esa promo es toda una carrera de frustración en WWE que fue liberada. Y no sólo mía, de toda diva y Superestrella allá atrás. De todos los que han trabajado aquí y han sido liberados de manera injusta. Creo que de todos los que han trabajado aquí en cualquier nivel. Expresa la frustración. Fue casi el inicio de una revolución.

Advertisements
Hablamos de