La expansión de WWE es continua, incansable, y va en todas direcciones. Hasta el momento se ha hablado en concreto de países como Alemania o la India, pero no cabe duda de que la empresa buscará establecerse en muchos territorios. Drew McIntyre hablaba no hace mucho de que podrían llegar en un futuro a Latinoamérica.

Creo que es inevitable que llegue (el Performance Center) a Latinoamérica, principalmente por la gran audiencia que consume lucha, lo tienen incorporado a sus culturas. Hay muchos países que son fanáticos de WWE, y del deporte en general, lo tienen muy arraigado. Creo que no debemos hablar de si lo harán, sino de cuándo lo harán“.

Mirando hacia el Sur, también hacia el Occidente,  y sin saberse nada todavía sobre el Norte, ¿qué hay del Oriente? Aunque sería muy interesante y beneficioso para las diferentes partes, no parece que WWE esté pensando de momento en establecerse en China dada la mala relación política entre los países. Pero, ¿y Japón? Precisamente sobre este país ha hablado Dave Meltzer en el reciente boletín Wrestling Observer:

«Paul Levesque, hablado con medios de los Emiratos Árabes Unidos, dijo que habrá Perfomance Centers en el Medio Oriente, en India, en Latinoamérica y en otros lugares. WWE envió representantes a Japón la semana pasada para hablar con diferentes compañías acerca de establecer relaciones de negocios y abrir la puerta para NXT Japan»

Habría que ver cuáles empresas están dispuestas a establecer este tipo de relaciones de trabajo, pues la cultura luchística está muy arraigada en Japón, y a muchas compañías no les gustaría que les impusieran trabajar con el estilo WWE.

Además, también tienen que tomar en cuenta que abrirle la puerta a WWE signifique un suicidio, pues como se ha visto en el Reino Unido (donde las compañías independientes crearon un boom y ahora NXT UK lo ha desinflado), la empresa McMahon tendría como objetivo destruir a toda competencia.