A finales de noviembre, bajo un artículo, analicé el panorama que se presentaba en la lucha libre estadounidense después de que quedaran definidas las coordenadas del duelo televisivo entre WWE y AEW: "Wednesday Night Wars". Una vez supimos definitivamente que los martes no darían cabida a ninguna de las dos empresas más poderosas de la industria yanqui, ya que del mismo modo, SmackDown iba a empezar a emitirse los viernes, el segundo día de la semana se convirtió así en un reducto alternativo, aparentemente de más bajo perfil.

► Las "Wednesday Night Wars" son un conflicto demasiado homogéneo


Nadie puede discutir la calidad de los shows presentados hasta ahora por WWE y AEW cada miércoles. NXT, bajo USA Network, y AEW Dynamite, bajo TNT, han llevado a un nivel superior el estilo más en boga para los seguidores estadounidenses, y en general, para toda la comunidad luchística de internet.

De ahí que compitan por un mismo tipo de público, en, como ya dije, una carrera de proselitismo que absurdamente muchos están convirtiendo en una guerra de trincheras y que parece no permite una coexistencia pacífica, cuando, al contrario que las "Monday Night Wars", sí hay público suficiente para que ambos productos medren bajo la misma franja horaria.

Sin embargo, estamos ante un choque de productos que a grandes rasgos lucen similares en su fondo y forma, obviando mayores o menores aciertos de cada uno. Véase, gran importancia a la calidad de los combates, por encima de personajes o "entertainment". Salvo excepciones como, precisamente, las rivalidades estelares, que a fin de cuentas, son las que ya marcan la diferencia y de las que por ahora AEW ha sabido sacar mejor provecho, concediéndoles mayor exposición (caso de Cody Rhodes y sus hostilidades con MJF): motivo de que lleven la delantera en cuanto a ratings.

De resultas, no estamos ante una guerra verdaderamente heterogénea, algo que sí puede decirse de las noches de los martes. A cambio, Impact Wrestling y NWA Power conforman unas particulares "Tuesday Night Wars" (obvio en mi juicio a AEW Dark a fin de no redundar en los Élite).

Por una parte, la antigua TNA luce como la empresa "mainstream" actual más puntera, apostando por Tessa Blanchard como talento principal, luego de su conquista del Campeonato Mundial Impact. En este sentido, lucen odiosas las comparaciones con el conservador trato que las mujeres están recibiendo en AEW, sin una estrella de postín. Formato donde hay cabida tanto para personajes e historias bizarras como para combates de gran calidad. Echen un vistazo a la serie que mantienen Eddie Edwards y Michael Elgin, o a las últimas actuaciones de TJP.

Wednesday Night Wars
Anthem Sports & Entertainment

Y de otra, tenemos a la vetusta compañía comandada por Billy Corgan. Un dechado de virtudes narrativas de las que a menudo carecen AEW Dynamite y NXT. Considero digno de elogio que en 2020, se apueste por un producto radicalmente alejado de la tendencia actual, donde las promos ocupan casi más tiempo que los combates bajo una puesta en escena que nos retrotrae a décadas pasadas. Concisión que se traslada también a sus PPVs, como dijo Stu Bennett al vender NWA Into The Fire.

[...] Créanme, este va a ser un increíble PPV. Habrá seis combates, tres luchas por campeonatos, ni un sólo combate de relleno en el cartel. Todo tiene su valor, así que échenle un vistazo [...]

Wednesday Night Wars
NWA

Les invito a engancharse a esta otra "guerra" (sin competencia directa en cuanto a horarios) hoy mismo. Impact Wrestling se emite por AXS TV a las 8/7 C, mientras NWA Power puede verse de manera gratuita vía página de Facebook y canal de YouTube de la compañía a las 6:05 ET.

Hablamos de