Muy interesante noticia fue conocer que WWE emitirá a través de su Network un especial de EVOLVE el mismo día y a la misma hora que Fight for the Fallen. Y es que, pese a que Gabe Sapolsky (máximo responsable de esa promoción independiente) asegure que la fecha para tal evento se decidió mucho antes de conocerse las coordenadas del show de AEW, WWE nunca había decidido dar cobertura a EVOLVE hasta ahora. Y ya sabemos que en casos así, las coincidencias no existen. Como lo demuestra que ahora Dave Meltzer asegure que Vince McMahon pretende sabotear el programa semanal de AEW.

sabotear
WWE

Durante una reciente entrega de la Wrestling Observer Radio, el periodista se mostró convencido de que la guerra no ha hecho más que empezar.

«Contrarrestaron el show del 13 de julio, y sabiendo que Vince va a intentar sabotear el programa de televisión, creo que intentarán sabotear cualquier movimiento. Así será. Es una guerra y tú sabes, a Vince le gustan las guerras y AEW tendrá que devolver los golpes. Porque si se trata de algo unilateral, si sólo se sientan ahí y reciben, serán una promoción más.

«No quiero decir que AEW no tiene dinero, porque tienen dinero, y a fin de cuentas puedes acosar a otra empresa. Pero esta forma de acoso se basará en quién va a ser más listo. Quiero decir, hicieron esa carta de cese y desistimiento. Por lo que van a tener que seguir muy atentos y continuar con su política para contrarrestar a AEW».

Unas palabras que prosiguieron a lo dicho bajo la misma entrega de la radio del Observer, y que recogimos en SÚPER LUCHAS.

«Sí, la guerra es muy real y, obviamente, todo el mundo sabe que me refiero a lo ocurrido con EVOLVE. Si eso no te dice nada, analiza y verás que hay otras cosas que han venido pasando una y otra vez y van a seguir pasando de manera constante. Estaremos hablando acerca de ello para siempre, porque Vince es así. La situación es esta: entras en una guerra con Vince y debes de estar dispuesto a luchar».

sabotear
AEW

Pero, ¿cómo pretenderá WWE opacar el show televisivo de AEW? De momento, la franja estimada para dar cabida a este es la noche de los miércoles. Algo que descartaría una guerra directa (que un servidor predijo en base a esa patente de «Tuesday Night Dynamite») con el gigante estadounidense.

Porque es de suponer que Cody y Cía realizarán su programa en directo; por lo que realmente no resultaría un enfrentamiento con NXT, producto que puede verse a la carta a través de WWE Network.

Deberíamos entonces plantear la posibilidad de que FOX esté interesada en dar cabida en su programación a la marca dorada ese tercer día de la semana, que, al igual que SmackDown, pasaría a ser «Live».

Cabe recordar que NXT tuvo un precedente bajo dicho formato a finales de 2017. Según Triple H, USA Network los contactó para llevar a cabo una suerte de ensayo, que finalmente, dado los resultados discretos de audiencia que cosechó, no tuvo continuidad.

Rating que seguramente mejoraría bajo el paraguas de FOX, plataforma con mayor difusión. Y que, dadas las intenciones de esta cadena de encrudecer el producto que WWE ofrece y centrarse en la faceta deportiva, tendría en NXT un diamante en bruto, ya sin los temores de ser pulido bajo las excesivas restricciones del tono PG.

Advertisements

Tagged: