Siempre es un placer volver a ver a una leyenda que ha confesado poder haber muerto 100 veces debido a sus adicciones. Poco a poco, parece que Scott Hall deja atrás años olvidables para centrarse en lo que lo hizo célebre: la lucha libre. Aunque tenga que guardarse todavía de estar cerca de la cerveza de Stone Cold. Y en ese proceso de rehabilitación, un destacable gesto de parte de WWE fue ofrecerle un hueco como entrenador en el Performance Center, algo que Hall aceptó de buen gusto. Pero de lo no teníamos constancia era de que también está ejerciendo de productor, como reveló durante una charla con su colega Sean Waltman.

He aquí sus palabras bajo el último episodio del podcast X-PAC 12360.

«Estuve en Orlando hace ocho o nueve días. Hace tiempo, hablé con Triple H sobre quién estaba entrenando a los tipos grandes. Así que tuvimos una pequeña reunión de grandullones, y pude ver vídeos con los tipos más grandes, hablar con ellos, subirme al ring y ver sus repertorios de movimientos, y más cosas. Y vi este chico nuevo que tienen allí, Jordan Omogbehin. Un chico de unos 2 metros y veinte centímetros de altura, que pesa unos 190 kilos. Un monstruo. Y estuve allí para su debut, lo produje».

El nuevo gigante de NXT


Este fenómeno de la naturaleza, nacido en Lagos (Nigeria) en 1994, destacó como jugador de baloncesto universitario hasta que una prueba con WWE el pasado octubre le hizo firmar un contrato con el Imperio McMahon. Y como relata Hall, el pasado 18 de julio se estrenó oficialmente durante un house show en Lakeland (Florida) de la marca dorada. Allí hizo frente a Team 3.0, la dupla formada por Scott Parker y Shane Matthews, quienes lanzaron un reto abierto. Y ya pueden imaginar que estos recibieron de lo lindo de parte de Omogbehin, quien parece tendrá al antiguo Stokely Hathaway, ahora Malcolm Bivens, de mánager.

Hall ofreció más detalles acerca del proceso de aprendizaje de los talentos y de su labor como productor. Sus palabras pueden escucharse al completo aquí.

Advertisements

Hablamos de