Un boxeador fue detenido por violencia doméstica a mediados de mes. Hablamos de Vanes Martirosyan, quien no pelea desde el 5 de mayo de 2018.

Su último combate profesional fue ante Gennady Golovkin y salió tan rápido como entró en la arena, pues al kazajo no le costó más de dos rounds deshacerse de su rival.

En ese entonces, Golvokin mantuvo sus cinturones de peso medio.

Sin embargo, Martirosyan vuelve a ser noticia y no por razones deportivas. Resulta ser que el 15 de septiembre se levantó un reporte de violencia doméstica, luego de que su esposa llamara a las autoridades porque el boxeador le lastimó un brazo y la nariz.

Esto reporta el portal TMZ, que si bien pone en duda su ética por presentar temas delicados, la mayoría de las veces tiene pruebas contundentes de lo que dice.

Vanes Martirosyan peleó en su último combate contra Golovkin

En esta ocasión, narra que el boxeador tuvo una pelea verbal con la mujer, discusión que escaló rápidamente hasta que terminó con la chica con un brazo amoratado y la nariz lastimada, presumen que por un cabezazo.

Aunque la afectada declinó la atención médica, sí se levantó reporte policiaco, lo que derivó en la detención del boxeador, con un cargo por violencia doméstica y el pago posterior de una multa de 50 mil dólares.

El caso no quedará ahí, lo más seguro es que termine en juicio y que Vanes Martirosyan deba reparar el daño con una condena, una multa mayor y/o trabajo comunitario, como sucede normalmente en casos como este.

Obviamente esto no da buena impresión del boxeador, pues pasa de ser un deportista de alto rendimiento a un abusador.

Un boxeador fue detenido por violencia doméstica lamentablemente no es una nota aislada, y no sólo boxeadores, sino peleadores de artes marciales mixtas se ven involucrados en eventos peligrosos donde hacen uso de la fuerza, fuera de sus disciplinas, quedando mal parados como personas y ensuciando el nombre del deporte que practican.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de