Cody Rhodes avisó de que el episodio de la pasada noche de AEW Dynamite no sería apto para todos los públicos. Porque como plato fuerte del menú del show, había programado un insólito segmento: «The American Nightmare» recibiría 10 correazos de parte de Maxwell Jacob Friedman; una de las tres condiciones impuestas por el rudo para que ambos se midan en AEW Revolution. Y efectivamente, no iba de farol Rhodes al advertir a la audiencia, pues si bien no hubo sangre de por medio, la estampa lució bastante incómoda de ver.

¡Qué dolor! Así quedó la espalda de Cody después de Dynamite

► Maxwell Jacob Friedman, el rudo más odiado


Pero no contento con ello, MJF acabó endosando un golpe bajo a Rhodes como guinda, quien por un momento, no obstante, olvidó las marcas en su espalda «gracias» a este último recado. Típico proceder rudo que hizo que el público del Von Braun Center de Huntsville (Alabama) sintiera aún más odio por Friedman en el cierre de AEW Dynamite. ¿Hasta el punto de que un aficionado intentó ponerle las manos encima al despiadado luchador?

El hecho de que la cámara cambiase rápidamente de plano hizo pensar a muchos espectadores que se trataba de un espontáneo, pues por otra parte, el ataque no encajaba con los tiempos del show, a segundos de despedir la emisión. Igualmente, la explicación de que en realidad era Frankie Kazarian tampoco convence a buena parte de seguidores, pues en ningún momento SCU o alguno de sus miembros formó parte del segmento. Si en todo caso se hablara de Dustin Rhodes sí que guardaría más sentido, pues «The Natural» estuvo presente en el castigo a Cody.

Maxwell Jacob Friedman
AEW

Sin embargo, parece que todo formaba parte del plan, según informan varios medios, aunque sin confirmar la identidad del misterioso atacante. El propio Maxwell Jacob Friedman no ha hecho mención de la extraña secuencia en redes sociales, lo que alimenta las especulaciones. Estaremos a la espera de más detalles al respecto aquí en SÚPER LUCHAS.

Hablamos de