Tough Enough: La eterna búsqueda del diamante en bruto entre kilos de carbón. Parte 1.

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

La lucha libre ha sido un deporte que se ha nutrido de atletas con todo tipo de ambiciones y metas. Algunos con más pasión que otros. Capacidades distintas llevadas al máximo para superar al oponente, tanto anímica como físicamente.

Pero por lo regular, quien ingresa a la lucha libre es alguien a quien desde antes le nació el gusto, la afición y hasta el amor hacia ella. Los menos son los que ven a la lucha libre como segunda opción: exjugadores de otros deportes sin mucha suerte en su especialidad, luminarias en decadencia en sus disciplinas o atletas de gimnasio, que al ver los entrenamientos de lucha, deciden sumarse, encontrando algo que nunca esperaban.

Con esa idea –y el boom de los reality shows—WWE se asoció a la cadena MTV en 2001 para lanzar una convocatoria con la que el público en general tendría oportunidad de unirse a su roster. Claro que antes tenían que pasar pruebas y entrenamientos, los cuales eran supervisados y valorados por personal de la WWE. Los aspirantes enviaban por diferentes medios un video en el cual tenían que explicar por qué merecían estar en WWE.

La realidad es que las primeras temporadas de Tough Enough fueron, como dicen los abuelos, mucho ruido y pocas nueces. Por ejemplo, de la primera temporada, del corte original de 230 aspirantes se llevaron a trece al programa. En esa eliminación masiva quedaron fuera varios luchadores que a la postre se harían de un nombre más que respetable en otras empresas, como la ex Campeona de Knockouts TNA, ODB.

De los trece que participaron en esa primera temporada ninguno sigue bajo contrato en WWE, y pocos han logrado seguir en activo. La curiosa excepción es Josh Lomberger, que más tarde sería conocido como Josh Matthews, quien dejó los cuadriláteros por los micrófonos convirtiéndose en un respetable cronista tanto en WWE como, ahora, en TNA.

Maven, primer ganador de Tough Enough.
Maven, primer ganador de Tough Enough.

Los ganadores de esa temporada, Maven y Nidia, tuvieron el empuje necesario de la empresa en su momento, pero simplemente no despegaron. Maven logró el Campeonato Hardcore WWE, y después de eso, poco. Tras dejar la compañía en 2005, pocas veces se le ha visto en funciones de veteranos o en firmas de autógrafos y hace unos años fue arrestado por posesión de narcóticos, recibiendo un posterior apoyo de WWE en uno de sus programas de rehabilitación.

Nidia, por su parte, no tuvo rivalidades que la sacaran a flote y en el 2004 fue puesta en libertad. Posteriormente ha trabajado en Toryumon (luchando con esta empresa incluso en la Arena Coliseo, de México, DF), TNA y NWE, también sin mucho éxito.

 

Matt Morgan - Image by Wikipedia.org
Matt Morgan, desaprovechado en Tough Enough - Image by Wikipedia.org

De la segunda temporada la historia es parecida. En las eliminaciones previas a los trece que participaron en el reality, la empresa dejó ir a gente que después tendría un nombre importante, y hasta incluso volvería por la puerta grande a la empresa: Awesome Kong (Kharma), Shelly Martínez (Ariel) y Gunner.

De los finalistas, los únicos que lograron destacar de manera importante son Matt Morgan y Kenny King, quienes formaron su nombre a base de sangre, sudor y lágrimas en otras empresas por la falta de visión por parte de los dirigentes que la WWE tenía en 2002.

Las vencedoras en esa ocasión fueron dos mujeres: Linda Miles (después conocida como Shaniqua) y Jackie Gayda. Sus carreras fueron obtusas y no pasó mucho con ellas en WWE. Gayda logró cierto nivel en TNA, donde fue considerada la Knockout del 2005. Actualmente está semiretirada después de haber contraído matrimonio con el también luchador Charlie Haas.

John Henningan también conocido como John Morrison y Johny Mundo, el máximo talento surgido de Tough Enough.
John Henningan también conocido como John Morrison y Johny Mundo, el máximo talento surgido de Tough Enough.

La tercera temporada de Tough Enough arrojó a la verdadera y única joya que ha tenido ese programa: John Henningan, mejor conocido como John Morrison y/o Johnny Mundo. Ya había participado en las audiciones de la segunda temporada y había sido cortado por considerarlo soberbio. Sin embargo, en su segundo intento aprendió y logró impresionar a todos. Junto a él, ganó también Matt Cappottelli, quien logró llamar la atención de los jueces y entrenadores por su apariencia física y agilidad.

A ambos los pusieron como pareja; sin embargo, había cosas que pulir en Cappotelli, quien fue enviado al terreno de desarrollo de la empresa –en ese entonces Ohio Valley Wrestling—donde mostró su talento, logrando el máximo campeonato. Sin embargo, en un examen médico de rutina, se le detectó un astrocitoma, el cual derivó en un tumor cerebral por lo cual tuvo que dejar la actividad en los cuadriláteros.

No pudieron quedar entre los trece finalistas dos luchadores que no dejaron de intentar conseguir su sueño: Melina y Shawn Daivari.

En esta tercera temporada sucedió algo que originó se rompieran la coproducción con MTV, pues la participante conocida como Lisa tuvo una crisis sicótica real y terminó por sacar de sus casillas a los productores y al equipo de la WWE.

 

Continuará...

Anuncio