Con las listas de lo mejor del 2019 ya casi a punto, seguramente muchos centren sus miradas sobre las grandes empresas que vienen ofreciendo los combates más brillantes en los últimos años, caso de NJPW, WWE y ahora AEW. Pero espero que estos analistas no se olviden de Impact Wrestling, compañía que de la mano de Tessa Blanchard está logrando que en los Estados Unidos la lucha intergénero empiece a normalizarse. Porque les abro los ojos: ni Becky Lynch ni Charlotte Flair. A día de hoy, la hija del legendario «Horsemen» es la verdadera adalid de esa «Revolución Femenil» tan cacareada por el Imperio McMahon. Y en su última entrevista, Blanchard revela por qué se decantó por Impact.

Tessa Blanchard
Anthem Sports & Entertainment

La gladiadora, que fue rechazada por WWE en 2016, volvió a estar en la agenda del gigante estadounidense en 2018, pero esta decidió firmar un contrato multianual con Impact. ¿La mejor decisión para su carrera? Chris Van Vliet, sin cortapisas, quiso compartir con Blanchard la opinión de muchos fans, que consideran que por su calidad y proyección, WWE o AEW serían mejores escenarios para medrar.

Sí, entiendo que digan eso. ¿Sabes? Pienso que fueron buenas vibraciones, me siento muy bien aquí […] Hace como dos años, hice una prueba para un combate, creo que fue en el primer PPV de Moose, fui para apoyarlo y me pidieron que hiciera un combate de prueba y dije que no. La verdad es que no me sentí muy cómoda entre bastidores.

Cuando empecé yo estaba aún muy verde, no sabía mucho de la escena independiente. Las ‘indies’ fueron duras para mí, porque la gente decía cosas acerca sobre mi apellido: que si conseguía luchas por mi apellido, que obtenía oportunidades demasiado pronto… Y tal vez fuesen verdad. Algunas chicas pueden ser muy malas, malas de verdad.

Y no me llevé una buena impresión por entonces. Seguramente juzgué demasiado rápido, porque ahora me encanta el vestidor de Impact, me encanta trabajar aquí. Cuando me ofrecieron un contrato dudé, me mostré reticente, pero dije, ‘¿sabes qué?’ Hace ya dos años de aquello, venga’. Y no me arrepiento, he aprendido mucho de Gail Kim, de Jimmy Jacobs.

Siempre me he sentido segura con las promos. Jimmy Jacobs siempre tiene una mentalidad de darle la vuelta a las cosas para llevarlas a otro nivel. Tiene una mente muy creativa. Gail es una atleta, creo que es una de las más grandes luchadoras de la historia, creo que no ha recibido el crédito suficiente. Que disputara su último combate conmigo fue un sueño.

La manera en la que trabajan los chicos de aquí, su experiencia. Trabajar con ellos es genial, porque de verdad se preocupan del producto final. Se preocupan tanto que no les importa tomarse su tiempo en llegar a donde quieren llegar. No hacen las cosas a la ligera, es como, ‘No, esto de aquí puede mejorarse, y esto de aquí también’. Y lo analizan. No quieren ser buenos, quieren ser geniales. Todo encaja conmigo.

► Tessa Blanchard: cómo forjar una estrella


Bound for Glory tuvo lugar este pasado domingo, y Blanchard formó parte de un excelente combate de escaleras por el Campeonato de la División X, que acabó ganando Ace Austin. He aquí el secreto del éxito: Impact quiere cocinar a fuego lento la integración de Blanchard en los puestos estelares, haciéndola ver como una «underdog» que logra ir de tú a tú con cualquier competidor, pero sin caer en surrealismos.

Tessa Blanchard
Anthem Sports & Entertainment

Cabe recordar que Blanchard apenas cuenta con cinco años de experiencia sobre los rings. Así, también perdió en su sonado combate contra Sami Callihan bajo Slammiversary XVII. Porque para los verdaderos grandes luchadores, una derrota es tan valiosa como una victoria.

Hablamos de