Vampiro Canadiense, la revivificación de la mítica historia

907914673_l
Vampiro (Ian Hodgkinson) / myspace.com/drochfhoula / www.vampiromovie.com

El repetido golpetear de las baquetas sobre los platillos desgarra el silencio, ese inconfundible sonido que hacen las mismas al impactarse contra la tarola de una batería se comienza a hincar en los corazones de la afición y un muy peculiar riff de guitarra advierten, configurando arpegios tan ostentosos, el comenzar de una de las obras maestras del grupo británico AC/DC. El tema Back in Black hace vibrar a todos los aficionados congregados en Triplemanía XVI. El son de una canción advierte: “He tardado demasiado, me alegro de estar de vuelta…”. Mientras tanto, las luces de neón desprenden brillantes destellos en algún matiz rojizo que se pierde entre el resplandor plateado que se forma al instante en que este se refleja contra el metal de la rampa. De entre la monumental escenografía se comienza a divisar el arribo de una silueta, un regreso en extremo esperado por toda la afición. El Vampiro Canadiense nuevamente marcha jubiloso y confiado rumbo al ring. Aquella noche, aquel anhelo desentrañado de la ruda elocuencia de la afición, por ver a este hombre trabajar codo a codo con la Dirección de Triple A para deshacerse de una legión de malvados invasores comienza a tomar forma. Sin dar lugar a la duda, queda claro que el regreso a Triple A de este hombre suscitó encuentros memorables, recordados entre el furor de las mesas rotas, la explosión de lámparas de neón y las batallas pactadas en reglas extremas, los cuerpos ensangrentados e incansables batallas.

Anuncios