¿Será 2015 el año de Sin Cara?