Si algo ilusionó a los fans de WWE durante la emisión de Crown Jewel 2019 fue un anuncio: Survivor Series 2019 albergará de nuevo una guerra, pero esta vez no a dos bandas, sino a tres. Por primera vez en la historia de este PPV, NXT también entrará en liza, pese a tener programado 24 horas antes TakeOver: WarGames. Y la respuesta del público, como cabía esperar, está siendo positiva (aunque no se traslade a los ratings), pues hoy día, la marca dorada es la más candente y disfrutable de toda McMahonlandia.

Así que como gran atracción por la novedad que representa, y a fin igualmente de concederle un impulso de cara a su recién iniciada trayectoria televisiva, NXT ha tenido gran protagonismo en los recientes episodios de Raw y SmackDown. Unas «NXT Invasions» que encajan perfectamente con la historia que quiere contarse. De nuevo, WWE recurre a la «Reality Era» para jugar con esos rumores de una particular lucha de poder tras bambalinas entre Triple H y Vince McMahon.

O igualmente, a las declaraciones de importantes competidores como Tommaso Ciampa, reconociendo no querer «ascender». Una consideración de «elenco principal» vs. «territorio de desarrollo» que no tardó en escenificarse cuando por ejemplo, el «Blackheart» afirmó este miércoles a la cara de The O.C. que NXT era el verdadero elenco principal.

Survivor Series 2019
WWE

► Sólo NXT ofrece credibilidad a Survivor Series 2019


Sin embargo, la contraparte llega cuando analizamos el potencial sentimiento de marca existente en Raw o SmackDown: nulo. Años atrás, un choque entre los equipos rojo y azul de WWE lucía creíble, pues además de existir una división real de elencos, las principales Superestrellas llevaban tiempo forjando su carrera dentro de uno u otro show.

Pero hoy, con un enésimo «Draft» a las espaldas hace menos de un mes, todo queda diluido si tenemos una mínima memoria. Pondré de ejemplo a AJ Styles, ahora en Raw. Gladiador que, no obstante, siempre estuvo vinculado a SmackDown, programa que, según aquella célebre cantinela, es la casa que él construyó. Y donde militó hasta el «Shake-Up» del pasado abril. Tiempo suficiente, dirán algunos, para que ese sentimiento de pertenencia a su nueva casa haya calado en «The Phenomenal». Argumento válido de no ser por esa «Wild Card Rule» que hizo de las suyas hasta mediados de octubre y que provocó que Styles compaginara numerosas apariciones en Raw y SmackDown.

Un ejemplo similar al de Sasha Banks, quien fue elegida capitana del Team SmackDown apenas un mes después de dejar Raw, programa donde logró cuatro títulos femeniles.

Survivor Series 2019
WWE

Imposible entonces tal pretensión de WWE de que asociemos a un luchador con una marca, como sí ocurría durante la primera «Brand Extension» con Batista (SD) o Shawn Michaels (Raw), por citar dos casos estelares. De ahí que, cuando tamañas leyendas coincidían sobre un mismo combate, caso de Survivor Series 2005, esa cita se sintiera verdaderamente especial.

Sentimiento que no podrá trasplantarse a Survivor Series 2019, PPV que sólo hará gala de ese comentado sentimiento gracias a Ciampa y Cía. Motivo de que se conceda tanto protagonismo a su tercera marca, con una Triple Amenaza como guerra que por ahora realmente luce más como un NXT vs. Raw & SmackDown. Y de resultas, otro indicativo de que el caballo de batalla de WWE en las «Wednesday Night Wars» es hoy uno de los pocos alicientes con los que cuenta WWE.

Hablamos de