El no muy cacareado «redebut» de NXT en USA Network hace una semana obtuvo un buen rating, pese a que la hora presentada se prestase a odiosas comparaciones con la segunda, exclusiva de WWE Network. No obstante, tuvo cierta lógica en el caso del Matt Riddle vs. Killian Dain, que ayer se situó como estelar televisado, concretando la defensa titular de la semana que viene, con los 120 minutos ya íntegros vía USA Network. Un menú superior al del episodio anterior, pero, ¿de nuevo inferior al ofrecido a través de la plataforma online de WWE?

NXT
WWE

Lo cierto es que en general, no fueron unos 60 minutos de tanta enjundia. Estos abrieron con un duelo entre Rhea Ripley y Kayden Carter, anteriormente conocida como Lacey Lane. La ex-Campeona NXT UK dio un nuevo golpe sobre la mesa, al deshacerse de su rival sin apenas derramar una gota de sudor, mostrando así sus credenciales para una próxima oportunidad titular por el Campeonato NXT que porta Shayna Baszler, con quien tuvo sus más y sus menos en el episodio del 11 de septiembre.

El siguiente choque enfrentó a Oney Lorcan y Danny Burch contra Chase Parker y Matt Martel, recientes fichajes que comenzaron trabajando bajo el nombre de 3.0, y que ahora se hacen llamar Ever-Rise. Su única aparición en las pantallas fue reciente, durante el capítulo del pasado día 4, cuando cayeron derrotados ante Breezango. Destino que volvieron a saborear, pues Lorcan y Burch hicieron gala de brillantes ofensivas conjuntas para desmontar su tácticas rudas. Otro encuentro de corta duración.

Una dinámica que continuó con el tercero, donde Cameron Grimes venció a Raúl Mendoza en menos de 10 minutos. Otra manera de seguir impulsando al antiguo Trevor Lee, que hasta ahora está siendo uno de los fijos de la nueva era de NXT. No obstante, Mendoza ofreció algunas vistosas maniobras, caso de este Springboard Headlock.

NXT, ¿el futuro Imperio de WALTER?


Y de estelar, el prometido combate de tercias, único que superó los 10 minutos, y que cerró de gran manera la emisión por WWE Network. Marcel Barthel, Fabian Aichner y Alexander Wolfe fueron contra Kushida y… Breezango, para regocijo de la Full Sail.

«The Time Splitter», en una movida astuta, logró endosar la cuenta de tres sobre Barthel. Aunque su celebración no duró mucho, pues WALTER apareció por la rampa para atacar al nipón. Y sí, también para regocijo del respetable.

Así, Imperium al completo cerró la noche con su característica pose, al son de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de