El día de hoy, SÚPER LUCHAS comienza una nueva sección llamada SÚPER LUCHAS RETRO, dónde daremos una vuelta histórica a los acontecimientos luchísticos de un año en específico.

En cada entrega, reviviremos acontecimientos culturales, deportivos y políticos que sucedían en ese entonces para entender, o mejor dicho, sentir, el clima de ese entonces en nuestra sociedad mexicana. Elegimos el año 1979 y sean bienvenidos al pasado que al menos hoy, es presente:

1979

Hacía finales del año sucede uno de los acontecimientos musicales que más huella han dejado en la historia mundial, Pink Floyd, comandados aún por Roger Waters, lanzaba el icónico The Wall. Así que por este recorrido encontrarán varías ligas a música de ese disco. El mundo se asombraba a conflictos como el de Vietnam invadiendo a Camboya, y ETA comenzaba a hacer derramamientos de sangre en España.

México, por su parte vivía momentos de aparente paz debido a la primera visita que el papa Juan Pablo II hacía a nuestro país (sí, eramos invadidos de sobremanera por Roberto Carlos y su Amigo). Y el verdadero motivo para celebrar era el fallecimiento del infame ex presidente Gustavo Díaz Ordaz. El Campeonato Mexicano de Primera División era ganado por el Cruz Azul (1978-1979 ─¡Ufff qué tiempos aquellos cuando la Máquina sí ganaba torneos!) y mientras tanto, los Ángeles de Puebla hacían lo propio en la Liga Mexicana de Beisbol al vencer en una apretada serie final (4-3) a los extintos Indios de Ciudad Juárez.

El luchador del año fue de acuerdo a El Halcón, por segundo año consecutivo, Canek, quien de acuerdo a la publicación lo ganaba «Con méritos y honor». Ese año Canek había tenido duelos que lo consolidaron como uno de los mejores de la historia de nuestro país, ante Tiger Jeet Singh, Antonio Inoki y Riki Choshu, además de realizar 19 defensas al Campeonato Mundial de Peso Completo UWA.

Pero no todo eran las grandes arenas. El miércoles 23 de mayo en la Arena Naucalpan, Villano III venció a Cobra I, obteniendo el Campeonato de Peso Medio de la Arena Naucalpan, en la foto que podemos ver arriba, lo vemos festejando con su hermano Leopardo Negro (Villano IV) mientras que un joven César Moreno (actual mandamás del Grupo Internacional Revolución) le ceñía el fajín. Esa misma noche, otro de los hermanos Díaz, Rokambole (Villano V) perdía el Campeonato de Peso Welter de la Arena Naucalpan ante un joven tapatío que comenzaba a destacar en la periferia, Black Terry.

Hablando de los Diáz, los mayores, Villano I y II se mantuvieron como Campeones de Parejas del Estado de México gran parte del año, mientras tanto un tremendo Roberto Paz ganaba el Campeonato de Peso Welter de la Arena Toluca.

Una de las parejas más interesante de los últimos tiempos, Kato Kung Lee y Kung Fu se separó. El primero se quedó entre los coliseinos, mientras que Fu emigró a El Toreo, Lee manifestó en ese momento:

«Con Kung Fu tuve varios éxitos, pero no quiere decir ésto que al salirse él yo pueda navegar en malas aguas. Nos entendimos bien y basta.»

Otro luchador que escribió páginas y páginas de gloria en provincia, Mario «La Fiera» Valenzuela aún esperaba una oportunidad por el título nacional welter:

«Lizmark es el bisoño, el chamaquito que aún sueña con juegos infantiles. Tiene el cinturón nacional pero prometo quitárselo en la primera oportunidad que me dé, si es que no me tiene miedo.»

Hablando de Acapulco, en la Arena Coliseo de esa localidad, el miércoles 27 de junio, el indio de Mezcala de la Asunción, Ringo Mendoza, dio cátedra de su grandeza al defender el Campeonato Mundial de Peso Medio NWA ante el pocho maldito, Sangre Chicana, en una lucha que duró más de 25 minutos.

En esa función, el talento local Alma Grande rapó a Roy Lancer.

Una dinastía muy importante era presentada por la revista El Halcón en Guadalajara, Los Huicholes I, II y III, Arturo, Francisco y Saúl Castillo comenzaban a destacar de manera importante en la Arena Jalisco.

Algo impensable pasaba a finales de año, Rayo de Jalisco cambiaba de bando y se volvía rudo entablando un duelo interesante contra Dos Caras. A la pregunta si sentía la sangre caliente luchando de rudo, el Rayo decía:

«Es otra dimensión, y si uno se mete a eso, hay que echar el resto, no importa que el rival se vaya al hospital. Es su carrera o la mía.»

Y ya para terminar esta parte de 1979, vamos con la que fue considerada la mejor luchadora del año, Lola González:

«La brava y gran norteña terminó con el cuadro dentro de las damas. Una real y autentica luchadora que impuso su ley ante todas. (De entre las) mexicanas, sólo ella se encargó de colocar el nombre de nuestro país muy en alto».

Así que pronto nos veremos con la continuación de SÚPER LUCHAS RETRO.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de