Stephanie McMahon no suele hablar tanto como su esposo, Triple H, pero lo hace de vez en cuando, especialmente en entrevistas. Recientemente le preguntaron por esa curiosa historia según la cual su padre, Vince McMahon, odia que estornuden cerca de él. Ella no sólo contó su propia experiencia cuando le ha sucedido eso sino que al mandamás tampoco le gusta estornudar él mismo. Parece ser que no le gusta nada que no pueda controlar. Ahora es momento de hablar de otras cuestiones.

Cada día se escuchan o se leen críticas hacia WWE. Si una Superestrella debe tener más relevancia, si esta historia podría haberse llevado por este camino, por qué este luchador tiene este campeonato, y si hablamos del Chairman, ojalá no se ponga a los mandos de NXT. Son incontables los mensajes negativos hacia la compañía McMahon y en Barstool Sports Stephanie McMahon ha querido responder.

No se ha explayado mucho, sino que ha enviado un claro y conciso mensaje a todos los que se quejan:

«Ellos, los fans, suelen hablar muy claro. Nos dicen exactamente lo que quieren. Y, a veces, pensando en lo que hacemos en WWE, no es lo que quieres hacer porque los estás preparando para otra cosa. Pero en ocasiones todo se trata de una historia que llevará a algo más grande y solo deben de tener paciencia«.

Paciencia, eso es lo que aconseja Stephanie a los aficionados de WWE cuando no les guste una historia. Pero, ¿qué pasa cuando ese «algo más grande» tampoco gusta? La gente va a seguir criticando, mientras que la empresa busca la forma de ofrecer el mejor producto. Quizá lo harían con más ganas si los shows semanales de AEW afectaran a Raw o SmackDown y no a NXT. De esa forma tendrían que mejorar realmente lo ofrecido en las dos marcas principales.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de