Teniendo en cuenta que a la edad de su padre continúe siendo una de las responsables de WWE, Stephanie McMahon será clave en el futuro de la empresa en los próximos 30 años. No nos vayamos tan lejos. No hace mucho, ella misma explicaba cuál es uno de sus objetivos para la compañía de ahora a 10 años.

Me gustaría que en el elenco de WWE hubiera tantas mujeres como hombres, que exista verdadera igualdad y paridad”.

Si consiguiera eso en una década, ¿qué podría hacer en dos o en tres? La primera meta siempre, en cualquier proyecto, es seguir creciendo. Son la empresa de lucha libre más grande del mundo. Pero, ¿es eso suficiente?

Stephanie McMahon enloquece: "WWE será más grande que Disney" 1
Triple H y Stephanie McMahon / WWE ©

La ejecutiva considera que otras empresas de lucha no significan competencia (que es lo mismo que pensaba Vince McMahon a finales de los ochentas), así que quieren buscar la competencia en otros ámbitos. Esto es lo que ella misma comentó durante una reciente entrevista con Elizabeth Schulze, de CNBC. Es más, tiene incluso una empresa en mente contra la que querría competir y ganar.

«Dentro de 10-20-30 años, no hay razón para que no seamos tan grandes o más grandes que Disney. Ahora que es una tarea difícil, especialmente teniendo en cuenta las transacciones recientes. Sin embargo, no hay razón por la que no podamos llegar allí. Tienes que soñar en grande, tener metas grandes y audaces, y perseguirlas».

No cabe duda de que Stephanie tiene sueños muy grandes. Pero parece realmente improbable que su compañía vaya acercarse a Disney. La propiedad intelectual de Disney es muchísimo más valiosa que la de WWE, en especial ahora que cuentan con Star Wars y Marvel. Su público objetivo es más amplio, y mientras Disney produce contenido para toda la familia, WWE se dedica a algo que históricamente siempre ha sido para un público muy limitado, y que en la actualidad no es ni la mitad de lo que era hace 18 años.

Si ahora WWE se vendiera, podría alcanzar los 4000 millones de dólares, pero ese valor lo tiene siempre y cuando mantenga contratos televisivos, pues de perderlos, su valor se reduciría a menos de la mitad. Si alguien quisiera comprar Disney, tendrían que desembolsar quizá unos 200 mil millones de dólares.

Hablamos de