En el día de hoy se hizo público el nombramiento de Eric Bischoff y Paul Heyman en los papeles de Directores Ejecutivos de SmackDown Live y Monday Night Raw, respectivamente. Quienes fuesen los presidentes de WCW y ECW trabajarán directamente para Vince McMahon en roles ejecutivos, una tarea que les sienta bastante bien.

Heyman no sorprende tanto en el sentido de que estuvo empleado con WWE en los últimos siete años, además de que, en tiempos más recientes, tuvo cierta influencia creativa y colaboró desde ese lugar, sabiéndose que se le asignó colaborar codo a codo con Ronda Rousey y sus promos. La última vez que Bischoff estuvo en un ring de WWE, en cambio, fue en 2007 (dejó de ser un regular en 2005).

Bischoff en su presentación como Gerente General de Raw en 2002. En esos tiempos, Heyman manejaba SmackDown. En 2019, habrá cambio de roles.

Otro dato que vale subrayar es que, aunque sí lo haya sido delante de las cámaras, Bischoff nunca tuvo un papel tras bambalinas en la organización. Curiosamente, él tocó el tópico en un reciente número de su podcast 83 Weeks, y tuvo esto para decir:

«Nunca me ofrecieron trabajo como ejecutivo. ¿Sabes lo interesante de todo esto? Mirando en retrospectiva, creo haber tomado nota de las personalidades involucradas, principalmente de Vince McMahon, y creo que si yo hubiese sugerido, ‘hey, me gustaría abarcar este rol…’, estoy seguro de que me hubiesen dado la oportunidad. Pero nunca me lo ofrecieron y nunca pregunté».

A partir de ahora, tendrá otra respuesta a la misma pregunta, en una labor que seguramente desempeñará de maravillas, pues a pesar de haber sido muy criticado por su etapa en TNA y los últimos tiempos de WCW, una de sus prioridades será la relación con los directivos de FOX, algo con lo que lidiaba diariamente con Turner, teniendo como plus el haber ganado experiencia en el ámbito televisivo mientras estuvo fuera de la industria.

Cómo se dieron las cosas para que en 2019 —con un producto en picada que se ha visto reflejado en ratings, asistencia a shows y ventas de PPVs—, McMahon haya estado reclutando nombres del pasado para mirar al futuro. Hacíamos eco de gente que pensábamos que no volveríamos a ver, y allí también está Bruce Prichard, una de las manos derechas del Chairman por décadas.

Ojo, que eso no significa algo malo. Como bien apuntó SÚPER LUCHAS al momento de dar a conocer la noticia esta mañana, no debemos verlo como un retroceso, pues habrá una competencia amistosa entre los dos veteranos y eso servirá para revitalizar a una WWE que durante los últimos meses ha estado francamente muerta en vida.

Vince McMahon, Triple H y Stephanie McMahon – WWE

Lo que nos lleva a Heyman. Un individuo que dejó en los registros saber de qué se trata ser un «genio creativo», y no sólo al mando de la extinta promoción violenta…

A mediados de 2002, tomó el control del área creativa de SmackDown, una posición en la que se mantuvo por más de un año y cuyos resultados arrojados demostraron que estuvo a la altura. Teniendo la difícil tarea de atravesar un momento de recambio en la WWE post-Attitude Era, su tiempo a la cabeza es recordado con añoro por la afición y colegas.

¿La Wild Card Rule? Se sabe que Heyman era un gran fan de la división de marcas apenas aterrizó el concepto, y que estando al mando siempre tuvo como objetivo principal superar a Raw, al punto de querer hacer intercambios de luchadores con los encargados del show rojo. Literalmente, cual Draft o Superstar Shake-Up.

Una de sus grandes apuestas fue crear nuevas estrellas, un punto que hoy se sufre a horrores, a base de nuevas oportunidades para talentos que antes no contaban con tanto protagonismo. Sin embargo, sus constantes choques con Vince quedaron patentados, y llegaron a un punto irremediable con el renacimiento de ECW en SyFy, que terminó por destruir su relación personal y condujo a Heyman a llevar esas críticas a los medios. Poco después, a su salida.

Paul Heyman en WWE Monday Night Raw (31/10/2016) / WWE©

Al «abogado» de Brock Lesnar se le citó replicando de esta forma cuando ComicBook.com le preguntó acerca de una posible vuelta al sector creativo el pasado 30 de mayo:

«Sirvo a la petición y el placer de la audiencia de WWE. Cualquier cosa que pueda darles para hacer un mejor producto, una presentación más hacia futuro, un enfoque más innovador para lo que WWE y/o el deporte entretenimiento debería ser en 2020, 2021, 2022 o más adelante… esa es la manera en la que estoy interesado en involucrarme».

Por supuesto que habrá que ver qué tanto poder de voto les otorgará el CEO a sus nuevos allegados. Es evidente que les tiene fe en esta misión de querer revertir el oscuro presente de WWE, ya que les ha brindado plazas más elevada que las de Triple H y Stephanie McMahon, que se supone que tomarán las llaves del imperio cuando así tenga que ser.

Advertisements

Hablamos de