SL Retro: El día de Satán y las momias, Santo al rescate

Por | | , ,

SÚPER LUCHAS Retro recuerda uno de los días, que aunque pertenece a la ciencia ficción, más tiene que ver con la lucha libre y el imaginario colectivo de nuestra mitología de héroes de carne y hueso, nos referimos al día en que Blue Demon, Mil Máscaras y Santo, el Enmascarado de Plata, se jugaron el físico y algo más por librarnos de una turba de momias en la capital homónima del estado de Guanajuato.

Nuestra buena amiga Valerie Richter nos da un estupendo resumen de lo sucedido aquella velada del 7 de agosto de 1971 y la misteriosa maldición de aquel luchador del siglo XIX, Satán:

Hoy en SÚPER LUCHAS Retro recordamos un acontecimiento de nuestra mitología mexicana moderna, la resurrección de Satán y su ejército de momias.

Posted by Superluchas on Friday, August 7, 2020

 

“Hoy, 7 de agosto, en SÚPER LUCHAS Retro hablaremos de una maldición muy peculiar, en la cual estuvieron involucrados varios de los luchadores más importantes dentro de la baraja nacional. Nos referimos a un hecho sucedido un día como hoy, pero de 1971, cuando en Guanajuato capital, revivió la momia de Satán, un luchador que ha decir de los que saben, había perdido el Campeonato Mundial en 1871, y en su tormentoso suplició le vendió el alma al mismísimo diablo para poder recobrar vida y cobrar venganza de su afrenta.

“Claro, estamos hablando de la trama central de una de las principales películas del cine de luchadores, “Las Momias de Guanajuato” de Federico Curiel (1972), conocida también como “Santo contra las momias de Guanajuato”. Aunque en los créditos de dicho filme el Enmascarado de Plata sólo aparece con una actuación especial, pues los protagonistas son también las figuras emblemáticas del género: Blue Demon y Mil Máscaras.

Satán/Tinieblas
Satán/Tinieblas

“El antagonista por excelencia en la cinta también es un luchador sumamente conocido, Tinieblas, pero con el personaje de Satán, encarnando al gladiador del siglo XIX que fue derrotado por un antecesor de Santo. Que en el presente, bueno, en el presente del filme, el 7 de agosto de 1971, logra armar una revolución de muertos vivientes por las calles de la colonial ciudad mexicana famosa por su museo con momias reales.

“Ni Mil Máscaras, ni Demon, ni Juan Gallardo que hace de inspector policiaco (y que primero duda de la bondad de los enmascarados, pues dos momias se hicieron pasar por los héroes) son capaces de contener la turba de momias que atacan sin sentido a todo el pueblo. Mención aparte es la belleza de la fotografía del filme, pues las calles de Guanajuato dan el toque requerido.

“Santo y su manejador, Carlos Suárez, vuelven de otra ciudad y quieren descansar después de que el Plateado tuviera una “lucha muy pesada” en el hotel Real de Minas de Guanajuato. Sin embargo, a su llegada se topan con la revuelta y se integran al bando de sus amigos enmascarados.

“La pelea parece no tener fin. Y si lo tuviera sería en contra de los paladines mexicanos. Pero Santo recuerda algo muy básico, que bajo el asiento de su vehículo guardaba unas pistolas de fuego, por lo cual instruye a Mil Máscaras a que se haga con ellas, quemando entre los tres a la horda iracunda de los momificados resucitados.

Las Momias de Guanajuato
Las Momias de Guanajuato

“La trama, como la mayoría de las tramas del cine de luchadores, no era muy complicada. Las actuaciones de nuestros superhéroes tampoco fueron dignas de un Ariel. Pero la mezcla de todos los cuentos y fábulas del México colonial en su escenario por excelencia, Guanajuato, con nuestros bienhechores de carne y hueso, hacen que Las Momias de Guanajuato sea una de las películas del género de luchadores más celebradas y recordadas por todos. Por lo cual no quisimos dejar de recordarla hoy, por si usted ve a Satán rondando en los callejones de Guanajuato y no sabe por qué.”

►Alfonso Dantés

Alfonso Dantes/ imagen wikipedia

También un 7 de agosto, pero de 1988, y ya sin tantos monstruos rondándonos, Alfonso Dantés le arrebató a Gran Markus Jr. en la Arena Coliseo de Occidente en Guadalajara, el Campeonato Nacional de Peso Completo. El famoso Tanque se hacía, de esta manera, por segunda vez en su prolongada carrera, de dicho cinturón, el cual nunca perdería, pues a su retiro, en 1989, aún conservaba.

Dantés defendió el título en al menos un par de ocasiones más antes de esa despedida memorable en la Arena México. 

 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.