Todos los aficionados que tiene la lucha libre tienen en la mente y a flor de piel una lucha que nunca se pudo concretar, que siempre fue imposible, ya sea porque los luchadores pertenecieron a épocas, países o empresas diferentes. Esto es lo que conocemos como luchas de ensueño, o dream matches para los que no quieren hablar el idioma de Cervantes.

Si viviste en la época de los ochentas y eras aficionado a la lucha libre estadounidense sin lugar a dudas pensabas que Hulk Hogan nunca podría ponerle las manos encima a Ric Flair, pero pasó a principios de los noventas. Si fuiste fan de la ECW ambicionaste siempre que Taz pudiera hacerle ver su suerte a Stone Cold Steve Austin y/o Goldberg para demostrarles quién era el verdadero campeón.

Sin embargo hay una lucha de ensueño que desde mediados de los noventas se viene maquinando en la mente de los aficionados, y que incluidos los luchadores involucrados han dicho que es su sueño enfrentarse en mano a mano… Sin embargo nunca se ha concretado. Claro que nos referimos a Sting vs. The Undertaker. 

Como es bien sabido, hubo un antecedente de una sola lucha entre ambos cuando el primero comenzaba a despuntar en la lucha libre y el segundo todavía no lograba asentar lo que sería su legado. Quizá sea por eso que el morbo de dicho encuentro siga vigente y uno espere que dichas leyendas algún día estén dentro de la jaula de doce cuerdas para enfrentarse. Sin embargo se sabe que la lesión que sufrió Sting en el cuello durante el 2015 nubló por completo las posibilidades de que este encuentro viera la luz. También se llegó a pensar que la carrera de The Undertaker estaba terminada, pero como hemos visto, el «muerto que camina» ha vuelto con nuevos bríos.

El día de hoy, la empresa de Vince McMahon ha dejado entrever una posibilidad de que está lucha se realice cuando publicó el siguiente tuit:

Imagina…

Esperemos que Sting se haya mejorado de su lesión y este en condiciones para enfrentar a The Undertaker en WrestleMania 36. ¿Qué opinan? Los leemos.

 

 

Advertisements

Hablamos de