Dos grandes irlandeses se han convertido en estrellas en los Estados Unidos: Sheamus y Conor McGregor. En un país que los inmigrantes irlandeses ayudaron a construir, las raíces de esa nacionalidad están bien arraigadas.

Hablando de estereotipos, la fama de buscapleitos que tienen los irlandeses es mucha. Uno creería que cualquier reunión en un pub termina en batalla campal al calor de las cervezas Guinness.

Y Conor McGregor ha usado esa fama a la perfección. Es un gran rudo de lucha libre peleando en UFC.

¿Qué tan bueno es en esto? Digamos que es mejor al micrófono que en el octágono, donde siempre lo salva la fuerza de sus puñetazos. En su más reciente pelea, Chad Mendes entró de emergente, con pocos días de preparación, y así exhibió las carencias que tiene McGregor en la lona.

¡Pero qué bien vende sus peleas! Con sus caras y gestos y su acento, bien podría tener un lugar en WWE.

¿Y qué tal Sheamus vs. Conor McGregor? El pasado noviembre comentamos sobre ellos. McGregor dijo:

“Sheamus es un buen chico. Lo conocí hace muchos años en mi gimnasio de box. Recuerdo que él decía que iría a Estados Unidos a hacer un tryout con WWE y nosotros le decíamos que estaba loco, que jamás iba a entrar a WWE y de pronto ya había ganado el campeonato. En una pelea competitiva, le patearía el trasero. Eso es lo que haría realmente. No sería rival, y mira que lo respeto mucho”.

Sheamus le contestó entonces sin seguirle mucho el juego, al estilo de “seh, lo que digas”.

“Ok, Conor gana. No golpeo pesos pluma o boleritos. Dile a Brock Lesnar, fella. Yo estoy lesionado”.

El Irish Mirror entrevistó a Sheamus, y el tema de McGregor fue obligado:

“El primer par de veces lo dejé pasar, pero después decidí tener un poco de toma y daca con él. Si alguien se divierte especulando, está bien.

“¿Pelearía con Conor McGregor? No, él es mucho más bajo que yo. No creo que permitieran que peleáramos, porque sería un peso completo contra un peso ligero”.

“¿Lo vencería? Absolutamente. Por supuesto que podría. Nadie puede conmigo. Nadie es mejor que yo. Puedo pasar sobre cualquiera”.

Sheamus mide 1.95 y pesa 120 kilos, mientras que Conor McGregor mide 1.75 y pesa alrededor de 75 kilos, aunque para pelear en su división debe bajar a 65-66.

Esto se parece a la antiquísima discusión de si un luchador puede ganarle a un boxeador, pues McGregor tendría que intentar noquearlo, pero lograr eso con alguien que tiene 20 centímetros más de estatura no sería sencillo, en especial porque Sheamus es sumamente veloz. En una pelea de cantina al estilo irlandés, seguramente Sheamus ganaría.

Hablamos de