Si la memoria no falla, por primera vez en la historia tendrán lugar dos (o tres) retiros en una misma WrestleMania, cuando Kurt Angle se las vea con Baron Corbin y Batista —más opacado a raíz de la polémica Corbin y la falta de énfasis en el hecho de que, en efecto, el de dentro de dos semanas será el último combate del «Animal»—se mida ante Triple H en una lucha Súper Libre, con la carrera del COO también en juego.

Esta «anomalía» nos remonta a citas que, retrocediendo en el tiempo, observamos con cariño, tal como fue la oportunidad en que «The Nature Boy» Ric Flair se vio forzado a decir adiós a manos de Shawn Michaels, o de la vez que el mismísimo «Heartbreak Kid» sufrió de dicho mal producto del Undertaker.

Pero sin intención de spoilear ítems, a continuación les dejo los seis retiros que se produjeron en el escenario más grande de la lucha libre:

1- Stone Cold Steve Austin (WrestleMania XIX)

Para 2003, el fenómeno Austin ya no era el mismo que arrasó con los ratings a fines de los 90, y en conjunto con la popularidad, afectada también se vio su salud. Esto escribió «La Serpiente Cascabel» en su autobiografía, en referencia al día previo a aquella edición:

“‘Diablos. Creo que me estoy muriendo. No hay duda’. Me estoy saliendo del ascensor en el piso 27 del hotel en Seattle la noche antes de WrestleMania XIX y mi corazón está latiendo tan fuerte que pareciera que me destrozará una costilla y se me saldrá del pecho.

«Y me digo a mí mismo: ‘tengo 38 años y estoy a punto de morir, aquí mismo, ahora’. Estoy teniendo un maldito ataque al corazón y me pregunto cómo diablos pudo haber pasado».

Veamos el lado positivo, y es que pese a todo el drama (y la posterior recuperación), ¡qué mejor rival, The Rock, y qué mejor plataforma para colgar las botas!

El retiro: Después de la presente, el gladiador no volvió a ver la acción en un cuadrilátero.

2- JBL (WrestleMania XXV)

En las semanas previas al show, el texano prometió «algo que nadie esperaría»… y cumplió con su palabra. Porque al llegar a escena, sonar la campana y caer derrotado en cuestión de minutos ante Rey Mysterio —en la que sería una de las contiendas más rápidas del magno evento—, el villano tomó el micrófono e, indignado, no pudo más que formular la siguiente frase: «¡I Quit (renuncio)!». Perder el título Intercontinental fue lo de menos esa noche.

El retiro: Si bien sería parte de pequeñas contiendas nostálgicas de dos minutos de duración, su despedida «oficial» se daría en este evento.

3- Shawn Michaels (WrestleMania XXVI)

La mancha de Crown Jewel siempre estará, pero no dejemos de encaramelar aquel par de encuentros con el Undertaker en los números XXV —discutiblemente, el mejor combate de la historia de WWE— y XXVI, siendo este último su demostración final en el Show de Shows. Sería la forma perfecta de poner fin a una carrera ilustre y digna de cualquier reconocimiento, más allá, reitero, de lo que vendría casi una década después.

El retiro: Seguro, rompió la promesa, pero aún así, sigue siendo uno de los momentos más memorables del Show de Shows… no hay forma de dejarlo pasar.

4- Edge (WrestleMania XXVII)

De todos los enlistados, el único que arribó sin ser consciente de que esa sería su última partida en el juego. El «Rated R Superstar» sería notificado luego del PPV, tras retener su Campeonato Mundial Completo WWE versus Alberto del Río, que si continuaba en acción correría el riesgo de quedar en silla de ruedas. ¿El mal? Una lesión de cuello, cual Stone Cold. Un mal irreparable. Pero así como entró, salió y se retiró: como Campeón Mundial. 

El retiro: El potosino acabaría por ser el último rival del dueño de la Lanza. ¡Al palmarés!

5- Ric Flair (WrestleMania XXIV)

Mania no es sólo entretenimiento; es variedad, una montaña rusa de emociones pongamos como ejemplo la entrega n°30: sorpresa con el fin de la racha de Taker, alegría con la coronación de Bryan, nostalgia con Austin, Rock y Hogan—. Y si emoción buscamos, quien se queda con el podio fue Flair. Con su familia en ringside (incluida una joven Charlotte), toda una carrera historia en medio, un «te amo» final antes de la Patada Biónica definitoria… quien no lagrimeó, se aguantó.

El retiro: Él mismo criticó el hecho de haberse negado a culminar con su carrera entonces. De allí fue directo a TNA, donde realizó sus últimas presentaciones en el ring. 

6- Bill Goldberg (WrestleMania XXXIII)

Al igual que Edge, llegó a combate como monarca absoluto en posesión del Campeonato Universal, a fin de remediar el infame episodio previo que tan mal parado le dejó a él y Brock Lesnar en 2004. Objetivo cumplido: la lucha fue fugaz, pero cautivadora. A sus 50 años, Goldberg hizo el papel de «Superhéroe», palabras textuales suyas, para su hijo, su máximo orgullo, y unos cuantos dólares extra para su cuenta bancaria… pero eso ya es otro cuento.

El retiro: Todavía hay rumores que lo relacionan con AEW, y él ha afirmado que estaría abierto a regresar si las estrellas se alinearan. Sin embargo, de momento permanece «en veremos».

Conocedores, ¿qué les parece? ¿Qué retiro (o supuesto retiro) recuerdan con mayor aprecio?

Advertisements

Hablamos de